La Asociación de Análisis Estratégicos Internacional propone que Melilla canalice las ayudas de la UE a Marruecos

Actualizado 21/10/2007 17:58:30 CET

MELILLA, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asociación de Análisis Estratégicos Internacional (AEI), Rafael Calduch Cervera, aseguró hoy que "Melilla puede canalizar una parte significativa de la ayuda al desarrollo y financiera que la Unión Europea destina a Marruecos y convertirse en un auténtico polo de desarrollo".

En declaraciones a Europa Press, el ponente de la Fundación para el Desarrollo Socio-Económico Hispano-Marroquí (Fhimades) entiende que Melilla "es una ciudad idónea para desarrollar programas de aplicación microsocial de la Política de Vecindad". Calduch subrayó así que "Melilla cuenta con una probada experiencia de cooperación hispano-marroquí tanto en el contexto económico, como social y cultural".

El presidente de la AEI destacó además que la iniciativa de Fhimades "es una primera aproximación a la política euromediterránea de la UE pero hecha con el rigor que exige la universidad y, al mismo tiempo, aplicada a las necesidades de una ciudad como Melilla y su entorno marroquí".

Calduch, que es el encargado de formar a los alumnos del Curso Superior de Política Euromediterránea que acoge la Ciudad Autónoma, recalcó que "Melilla puede desempeñar un papel clave en la Política de Vecindad que se ha establecido entre la UE y los países del Norte de África, especialmente Marruecos, ya que constituye un enclave de la Unión Europea en el propio corazón de este país y, por tanto, la frontera más próxima a través de la cual se puede canalizar una parte significativa de la ayuda al desarrollo y del tráfico financiero que desde la UE se destine a Marruecos, así como del flujo comercial entre las economías de ambos países".

El también catedrático de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid recordó que la Política de Vecindad y de Cooperación al Desarrollo son políticas compartidas entre la UE y los países miembros, mientras que la política comercial es exclusiva de la UE. "Ello significa que las primeras serán decisivas para mejorar las condiciones de competitividad de los productos y servicios marroquíes en el mercado europeo en un futuro próximo.

"No obstante, la política comercial --prosiguió-- seguirá, como hasta ahora, condicionada no sólo por razones políticas, estratégicas o de vecindad sino, y sobre todo, por el resultado de las grandes negociaciones comerciales que se realizan a escala mundial en el marco de la Organización Mundial de Comercio, como la ronda Doha, y de la propia evolución económica que experimente la UE". Así, admitió que la conclusión resulta obvia, ya que "las Políticas de Vecindad y Cooperación al Desarrollo no siempre serán coincidentes con la política comercial de la UE", apuntó Calduch.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies