El Colegio de Médicos asegura que se suspenden las operaciones por faltas de camas en el Hospital de Melilla

Actualizado 20/05/2017 16:24:28 CET

MELILLA, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Todas las operaciones programadas para la semana próxima en Melilla serán suspendidas por falta de camas libres en el Hospital Comarcal, según ha asegurado el presidente del Colegio de Médicos de Melilla, Jesús Delgado Aboy.

"Nos estamos acercando cada vez más al caos sanitario", ha señalado Delgado, quien ha admitido que ya durante esta semana se han ido suspendiendo operaciones programadas.

Como ejemplo ha señalado que el martes sólo pudo operar un médico, mientras que el resto de días tuvieron que aplazarlas porque los quirófanos estaban ocupados para la atención de pacientes sin Seguridad Social llegados desde Marruecos.

El responsable de la organización colegial ha lamentado que la cosa va a ir a más porque les han comunicado que se suspenden todas las operaciones previstas para la semana próxima, salvo las que se produzcan con urgencia.

"Cuando yo programo con una semana de antelación, que te llamen el jueves para decirte que el martes de la próxima semana no puedes operar, me pregunté ¿cómo estará el tema?".

A raíz de ello, el presidente del Colegio de Médicos de Melilla empezó a recabar información entre sus compañeros y le han señalado que "seguro, seguro" hay 32 pacientes de Marruecos sin Seguridad Social ocupando camas del Hospital Comarcal, pero "otras fuentes" le han dicho que este número alcanzaría los 60, sobre un total de 170 camas con los que cuenta el centro sanitario melillense.

"¿Qué está ocurriendo? Pues que se está suspendiendo toda la cirugía programada porque sencillamente no hay camas libres para poder meter a los pacientes operados", ha dicho Jesús Delgado.

Además, ha señalado que "el problema es que también se está colapsando Urgencias y ya hay cinco pacientes esperando a que se abra una cama, para poder entrar en planta, de las ocho que hay en Urgencias".

Jesús Delgado ha confirmado que ya no llegan solo parturientas marroquíes, sino también pacientes con otras dolencias. "El asunto de las embarazadas es sólo la punta del iceberg, porque también están llegando enfermos con problemas de vesícula, apendicitis, ictus, hemorragia cerebral, facturas de cadera, facturas de no sé qué,... todo porque la puerta de la frontera está abierta de par en par y claro, todo vale", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies