Comité de Mortalidad del Hospital de Melilla "valida la buena praxis" en el caso de la mujer fallecida tras una cesárea

Publicado 12/04/2018 21:10:00CET

Sanidad dice que "es intolerable que intencionadamente se generen dudas sobre la competencia profesional de los médicos"

MELILLA, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Dirección del Instituto de Gestión Sanitaria (Ingesa) en Melilla ha anunciado este jueves que el Comité de Mortalidad del Hospital Comarcal y sus conclusiones "validan la buena praxis de la actuación de los médicos" tras la muerte de una mujer embarazada tras practicársele una cesárea y ha manifestado que "es intolerable que intencionadamente se generen dudas sobre la competencia profesional de los médicos" después de que el abogado y el marido de la fallecida duden que el ginecólogo que atendió a la parturienta cuente con título homologado para trabajar en España.

A través de un comunicado de prensa, el organismo dependiente del Ministerio de Sanidad, en relación a las noticias publicadas sobre el infortunado fallecimiento de una paciente en el Hospital Comarcal después de haberse sometido a una cesárea y otros procedimientos quirúrgicos, ha querido desmentir algunas informaciones que "pretenden quebrantar la confianza de los ciudadanos en un servicio público esencial y en los profesionales que prestan la asistencia sanitaria".

En este sentido, el área que preside Francisco Robles (PP) ha subrayado que el Ingesa "rechaza la descarada criminalización de la profesión médica mediante el anuncio y difusión propagandística de acciones judiciales cuyo objetivo es vulnerar la dignidad de los profesionales, atentar contra su reputación y colocarlos en una situación de indefensión ante la opinión pública".

Por ello, ha apuntado que "ante el abuso de esta práctica denigratoria contra los médicos, parece conveniente recordar que nuestros tribunales de justicia han expresado reiteradamente 'la alta consideración que la medicina y la clase médica merecen por la transcendencia individual y social de su tarea y los sacrificios, muchas veces inmensos, que su correcto ejercicio imponen'".

Asimismo, ha asegurado que todos los facultativos del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Comarcal "han superado el programa oficial de formación para la especialidad (M.I.R.) y están plenamente capacitados para desarrollar su actividad como médicos especialistas". Por ello, ha considerado que "es intolerable que intencionadamente se generen dudas sobre la competencia profesional de los médicos con la descarada intención de crear un estado de opinión contrario unos especialistas altamente valorados en el Sistema Nacional de Salud por su nivel de calidad y atención a las mujeres".

CRÍTICAS INJUSTAS

Asimismo, la Dirección Territorial del Ingesa ha apuntado que "es inadmisible que cualquier resultado inesperado o insatisfactorio sea atribuido a una mala praxis profesional. Y aún es más reprobable --ha añadido-- que esta precipitada imputación se realice cuando no existe dato alguno o prueba objetiva que cuestione la actuación médica".

En relación a la mujer fallecida tras una césarea y otras intervenciones, ha aseverado que no se ha elaborado al respecto informe pericial alguno, ni todavía los forenses han realizado el correspondiente estudio autópsico. Por el contrario, ha destacado que "el único dictamen sobre la intervención de los clínicos es el emitido por el Comité de Mortalidad del Hospital Comarcal y sus conclusiones validan la buena praxis de la actuación de los médicos".

Por otro lado, ha recordado que su normativa permite la realización de autopsias clínicas cuando sean necesarias para caracterizar con mayor certeza la enfermedad o conocer aspectos concretos de su morfología o extensión. "Incluso autoriza a los hospitales que lo soliciten y reúnan las condiciones adecuadas de locales, medios físicos y personal, para que autopsien a todos los enfermos que fallezcan en los mismos, si por los servicios médicos se estima necesaria", ha recalcado.

Por ello, ha señalado que "con total transparencia y claridad se informó a la familia sobre esta posibilidad que, inicialmente, fue aceptada por aquella, pero la posterior derivación judicial ha supuesto la paralización de esta autopsia clínica por el Servicio de Anatomía Patológica del hospital y la puesta a disposición de todas las muestras al juzgado y a los médicos forenses".

Igualmente, ha manifestado que "es absolutamente incierto que el Hospital Comarcal se haya negado a entregar la historia clínica de la paciente", como sostuvo la defensa y el familiar de la parturienta fallecida. "En el presente caso, el interesado solicitó la historia clínica el pasado día 10 y, naturalmente, se le entregará en breve plazo cuando se proceda a su impresión, sin que sea admisible que se levanten falsas sospechas sobre una inexistente negativa o resistencia a proporcionar un historial clínico que, por su carácter electrónico, es imposible de manipular y registra la identificación del usuario, la fecha y hora de los accesos y los ficheros a los que se han accedido".

Asimismo, ha apuntado que la historia clínica ha sido entregada a los médicos forenses que el día 11 de abril se personaron en el hospital por orden judicial a instancia del denunciante.

Por último, ha subrayado, en la nota de prensa, que "lamentablemente, en todas las actividades profesionales no se logran siempre los resultados esperados; pero, da la sensación de que en ninguna, salvo en la sanitaria, de forma extemporánea y con el añadido mediático, se desacredita y se lincha injusta y públicamente a unos profesionales que han adquirido su condición de especialistas por su esfuerzo, dedicación y compromiso con la medicina".