Un cúmulo de fallos humanos en ambos buques causó el choque en enero entre el 'Milenium Dos' y el 'New Glory'

Actualizado 06/12/2012 18:09:16 CET

CEUTA, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (CIAIM) del Ministerio de Fomento ha concluido que la causa del abordaje entre el fast-ferry de Acciona 'Milenium Dos' y el carguero 'New Glory' el pasado 13 de enero a las 19,59 horas en el Estrecho de Gibraltar, a cinco millas al norte de Ceuta, fue "el incumplimiento por ambos buques de las reglas del Reglamento Internacional para Prevenir los Abordajes (RIPA) de 1972".

Según el contenido del Informe Técnico A30/2012 del órgano consultivo, la causa "primordial" del accidente fue "la falta de vigilancia eficaz" por los oficiales del puente del buque de pasajeros, que no detectaron la situación de cruce "hasta quince segundos antes de que se produjera el abordaje" por "un exceso de confianza" y porque "su atención estaba focalizada entre una conversación ajena a la navegación y el cruce con el ferry 'Jaume I".

"La falta de vigilancia es un error humano que se puede calificar como transgresión de rutina", apunta el informe, "como resultado de una serie de factores subyacentes" entre los que incluye "exceso de confianza" y posible "pérdida de atención" como resultado de "el retraso y el cansancio acumulados a lo largo del día".

La tripulación del mercante con bandera de Islas Marshall tampoco estuvo al quite. "Otra causa del accidente fue su reacción tardía tras detectar la situación de riesgo, ya que no maniobró hasta dos minutos antes del abordaje", señala. "Un exceso de confianza y una percepción inadecuada del riesgo hicieron tomar la decisión de no reducir la velocidad ni emitir mensajes de alerta", sentencia.

Además de estos dos errores humanos, otros "factores contribuyentes" al siniestro fueron que "parte de las ayudas de la navegación del 'Milenium Dos' estaban desactivadas"; que la torre de control de 'Tarifa Tráfico' no detectó la situación de riesgo; que "la contaminación lumínica en la zona dificultó distinguir las luces de navegación del 'New Glory" y que "ninguno de los dos buques solicitó información sobre el tráfico marítimo en la zona a los servicios de control de Tánger y Tarifa".

La CIAIM ha concluido su investigación señalando que "posiblemente hubiese sido más efectivo para evitar el accidente que el 'New Glory' hubiera reducido su velocidad en lugar de hacer una maniobra evasiva".

Tras el choque, que causó dos heridos entre los pasajeros del buque de Acciona, la Comisión de Investigación considera que se emitieron "escasos" avisos a los viajeros y que se lanzaron mensajes de tranquilidad "inconsistentes" con la realidad que el pasaje veía a su alrededor. "Este tipo de mensajes crean la sensación de falta de sinceridad y a veces son contraproducentes", advierte la CIAIM, que también critica que no se advirtiese del momento en el que el remolcador comenzó a intentar separar a los dos buques "pese a que era uno de los instantes de mayor riesgo".

Para evitar que se reproduzcan este tipo de abordajes en la zona del Estrecho de Gibraltar en el futuro, la CIAIM insta a las compañías de buques de pasaje a que "extremen" la vigilancia al atravesar la zona y a que "establezcan protocolos operativos que obliguen a sus capitanes a consultar a los centros de tráfico de Tánger y Tarifa (Cádiz) las condiciones de tráfico marítimo existentes en cada travesía".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies