Las familias de Ceuta, en contra de primar la escolarización de hijos y hermanos de antiguos alumnos en los colegios

Publicado 21/01/2018 13:57:45CET

CEUTA, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Fampa) de Ceuta está "en contra" de la propuesta que esta semana ha llevado el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD) al Consejo Escolar del Estado para introducir un nuevo criterio en la Orden que regula la matriculación de alumnos en las ciudades autónomas y permitir que los centros puedan dar 1,5 puntos a los solicitantes que sean hijos o hermanos de antiguos alumnos o tengan familiares trabajando en sus plantillas.

Según ha argumentado, en declaraciones a Europa Press, el presidente de la Fampa, Mustafa Mohamed, "las circunstancias que contempla la propuesta del MECD para recibir esos puntos parecen dirigidas a mantener y potenciar la actual distribución de plazas, perpetuando el privilegio en los centros de mayor solicitud a determinadas familias con alto nivel socioeconómico y seguir potenciando la creación de 'guetos' en otros".

La Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos (Ceapa), en la que está integrada la Fampa de Ceuta, también ha defendido en el Consejo Escolar del Estado que es "abusivo" que se pretenda dar "mayor puntuación a que un pariente en tercer grado de afinidad tenga o haya tenido vinculación laboral con un centro (1,5 puntos) que la circunstancia de familia numerosa de carácter general, discapacidad de un hermano, padre o madre, o renta económica baja (1 punto)".

A ojos de Mohamed, "queda claro que la inclusión de estas circunstancias no recogidas en la Ley Orgánica, no hace más que perpetuar la segregación de clases sociales en las dos ciudades españolas más desiguales, algo que no es admisible porque rompería el principio de igualdad".

El informe de la ponencia sobre la propuesta de nueva Orden Ministerial del MECD, a cuyo contenido ha tenido acceso Europa Press, advierte que el hecho de que los centros "puedan acordar la aplicación de criterios determinados que no afectan a la generalidad del alumnado como la condición de antiguo alumno de familiares, haber estado matriculado o la condición de trabajador del centro de familiares, podría afectar negativamente al principio de igualdad en la aplicación de las normas de admisión", por lo que ha recomendado "reflexionar sobre su eliminación".

La normativa vigente organiza la escolarización en Ceuta y Melilla en base a un mapa de "zonas de influencia" y "limítrofes" que valora con un máximo de ocho puntos que el domicilio familiar o el lugar de trabajo de los progenitores se encuentren en las inmediaciones, así como tener hermanos matriculados en el centro preferido.

El MECD justifica su propuesta de cambio como una forma de "reforzar la libertad de las familias en la elección de centro y al mismo tiempo otorgar a estos mayor protagonismo" en los procesos de matriculación de estudiantes.