Fampa de Ceuta impugnará por segregacionista la orden de escolarización que permite primar a familia de antiguos alumnos

Estudio, estudiar, estudiante, estudiantes, clase, clases, aula, aulas, alumno
EUROPA PRESS
Publicado 22/02/2018 11:19:29CET

CEUTA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Fampa) de Ceuta impugnará el nuevo criterio introducido por el Ministerio de Educación contra la opinión del Consejo Escolar del Estado y el Foro de la Educación de la ciudad autónoma en la orden que regula la admisión de alumnos en centros públicos y privados concertados porque viene a "perpetuar la segregación de clases sociales" y a "romper el principio de igualdad" que prescribe la ley.

De acuerdo con su nueva redacción, los centros educativos de Ceuta y Melilla podrán conceder un punto a los alumnos que sean hijos o hermanos de antiguos alumnos, que hayan estado matriculados previamente en otras etapas educativas o que tengan familiares trabajando hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad.

Si en un alumno confluyeran dos o más de esas tres circunstancias solo podrá baremarse una de ellas y "en ningún caso habrá discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social".

Según ha explicado el presidente de la Fampa, Mustafa Mohamed, en declaraciones a Europa Press, "las tres circunstancias que se contemplan para recibir ese punto parecen dirigidas a mantener y potenciar la actual distribución de plazas, perpetuando privilegios en los centros de mayor solicitud para determinadas familias con alto nivel socioeconómico y profundizando en un sistema de escolarización que conduce a la formación de 'centros-gueto".

El Ministerio de Educación ha rebajado de 1,5 a 1 el peso del nuevo criterio complementario, que asegura que se introduce "atendiendo tanto a la demanda procedente de las propias ciudades autónomas como al principio de autonomía de los centros docentes" y con el objetivo de "reforzar la libertad de las familias en la elección" de centro escolar.

La Fampa ha considerado que "la inclusión de estas circunstancias no hace más que perpetuar la segregación de clases sociales en las dos ciudades españolas más desiguales, rompiendo el principio de igualdad". "Parece vulnerarse --ha apuntado Mohamed-- el artículo 84 y 86 de la Ley de Educación y el artículo 4 del Real Decreto por el que se regulan la admisión de los alumnos en centros públicos y privados concertados, los requisitos que han de cumplir los centros que impartan el primer ciclo de la educación infantil y la atención al alumnado con necesidad específica de apoyo educativo en el ámbito de gestión del Ministerio especialmente el principio de igualdad en la elección de centro educativo".

El dictamen del Consejo Escolar del Estado sobre el proyecto de Orden del Ministerio aconsejó "reflexionar" sobre la "eliminación" del nuevo criterio porque "el hecho de que los centros puedan acordar la aplicación de criterios que no afectan a la generalidad del alumnado, sino únicamente a los centros que así lo acuerden, [*] podría afectar negativamente al principio de igualdad en la aplicación de las normas de admisión".