El Gobierno de Ceuta admite que está "desbordado" por los MENA y pide que la UE "tome cartas en el asunto"

Publicado 09/04/2018 16:39:26CET

CEUTA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Ceuta admite que "está desbordado" por la constante entrada de menores extranjeros no acompañados (MENA) buscando una oportunidad para colarse en los camiones que embarcan en los ferrys que zarpan hacia la Península. El Ejecutivo de Juan Vivas entiende que "la Unión Europea debe tomar cartas en el asunto".

Así lo ha reclamado el portavoz del Ejecutivo, Jacob Hachuel, a la conclusión de un Consejo de Gobierno extraordinario celebrado este lunes, tras la muerte de Omar, un joven marroquí de 18 años recién cumplidos que falleció atropellado por un camionero en la zona portuaria de Ceuta, en circunstancias que están aún bajo investigación y con el conductor implicado acusado de homicidio. "Solos no podemos asumir esta responsabilidad", admite el Gobierno de Ceuta reclamando ayuda tanto al Gobierno central como a la Unión Europea.

El Gobierno de Ceuta, basándose en fuentes "externas", calcula que hay "entre 60 y 100" menores extranjeros incontrolados que no están bajo la tutela de la Ciudad. Para intentar atajar el problema, la Ciudad ha anunciado la creación de una unidad de la Policía Local con formación específica para tratar con menores, aunque comprenden que la solución no puede ser policial. "Los menores huyen cuando ven un uniforme", explicaba el portavoz del Ejecutivo y consejero de Gobernación, Jacob Hachuel.

Como medida complementaria, la Ciudad trabaja en un convenio con una organización no gubernamental para trabajar con los menores extranjeros sobre el terreno e intentar que regresen a la tutela de la Ciudad, algo "complejo", admite, porque los centros son abiertos y no se puede retener a los niños.

El portavoz del Gobierno local ha insistido en que la labor del Gobierno es proteger en todo momento los derechos de los menores, pero ha querido recordar que éstos deben ser compatibles "con el derecho de los ciudadanos ceutíes a la tranquilidad", recordando que el incremento de menores extranjeros deambulando por la ciudad autónoma y, en especial, por la zona portuaria, es percibido por muchos ceutíes como una amenaza a su seguridad y los ceutíes "tienen también derecho a estar tranquilos".