El Gobierno de Ceuta compara el árabe de la ciudad con el "chino mandarín de Madrid"

Publicado 10/03/2018 14:04:20CET

CEUTA, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Educación y Cultura del Gobierno de Ceuta, Javier Celaya (PP), ha comparado la situación y la necesidad de protección del árabe ceutí o dariya, la lengua materna de aproximadamente el 50 por ciento de la población de la ciudad autónoma, con la del "chino mandarín de Usera", en Madrid, ya que la presencia de ambas en territorio nacional está ligada, a su juicio, a fenómenos migratorios.

Después de que el Ejecutivo de Mariano Rajoy no haya incluido el dariya en su último diagnóstico de la situación de las lenguas minoritarias en España, algo que sí había hecho en sus balances de 2010 y 2014, el consejero ha opinado que "se trata de un estudio que se hace para compensar situaciones de inferioridad y evitar la pérdida de lenguas pero el llamado árabe ceutí no deja de ser una variedad de árabe, una de las grandes lenguas de la humanidad, que se habla en todo el norte de Marruecos como mínimo y que no parece en peligro de desaparición".

"Proviene de un fenómeno migratorio y es como si nos preguntásemos si tendría sentido incluir como lengua minoritaria a proteger en España el chino mandarín de Madrid porque en Usera viven más de 100.000 chinos o porque van incorporando palabras del castellano", ha reflexionado Celaya en declaraciones a los medios.

El segundo grupo de la oposición en la Cámara autonómica, la coalición Caballas, ha exigido al consejero que "pida perdón" y al Gobierno local que preside Juan Vivas (PP) que "repruebe" sus palabras, con las que "humilla, insulta y sitúa como extranjeros a la mitad de los ceutíes contradiciendo claramente la política de interculturalidad que debería seguir la institución para valorar el árabe ceutí como patrimonio de toda la ciudad".

Caballas ha planteado en el Congreso a través de Compromís una pregunta parlamentaria dirigida al Gobierno de Rajoy para saber "qué motivos han llevado a excluir de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias al dariya" y "cómo piensa revertir esta flagrante discriminación contra la política de fomento de la convivencia en la que se debe fundamental la acción política en Ceuta".

La Administración General del Estado lleva años cuestionando que el árabe ceutí pueda verse amparado por la Carta Europea porque, "evidentemente, no constituye parte del acervo histórico cultural europeo que corra el riesgo de desaparecer por una progresiva uniformización lingüística continental" y porque, "en realidad, no es una lengua propiamente europea que corra el 'riesgo de desaparecer con el tiempo': es una lengua 'nueva' sobre el territorio de un Estado europeo y no una lengua 'vieja".

Además, el Estatuto de Autonomía de Ceuta de 1995 no hace ninguna alusión, a diferencia del de Melilla, a la "pluralidad lingüística" de la ciudad, por lo que "no se reconoce al dariya como oficial ni se establece ningún tipo de protección o amparo especial para ese dialecto".

El 62,9 por ciento de los ceutíes cuyo origen sociocultural es árabo-musulmán, la mitad de la población de la ciudad autónoma, utiliza el árabe ceutí o dariya como lengua habitual. Solamente uno de cada tres (el 34,6%) usa el castellano más asiduamente, según las conclusiones del estudio 'Los usos lingüísticos de la población de Ceuta: el español, el árabe y el beréber', una investigación financiada por el Instituto de Estudios Ceutíes (IEC) que se presentó en 2014.