El Gobierno de Ceuta quitará las bonificaciones en las tasas de servicios básicos a las familias más que mileuristas

 

El Gobierno de Ceuta quitará las bonificaciones en las tasas de servicios básicos a las familias más que mileuristas

Actualizado 24/06/2017 17:54:18 CET

CEUTA, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Ceuta que preside Juan Vivas (PP) va a cambiar por "justicia tributaria" el sistema de bonificaciones vigente en las tasas locales de los servicios de agua, recogida de basuras y alcantarillado, que incluye rebajas ligadas exclusivamente a la categoría fiscal de la calle de residencia, para considerar la renta familiar como criterio, excluyendo como beneficiarias a aquellas con ingresos superiores a dos veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem), fijado en 532,51 euros al mes.

El nuevo sistema de bonificaciones "incorporaría criterios de justicia tributaria y de redistribución de la renta, principios estos de cuya inexistencia adolece nuestra Ordenanza Fiscal", según la propuesta de la consejera de Hacienda, Kissy Chandiramani, a cuyo contenido ha tenido acceso Europa Press.

Desde 1998, las tasas que en la actualidad integran el 'recibo único del agua' cuentan con un escalado tarifario de bonificaciones de entre el 20 y el 50 por ciento que solo tiene en cuenta la ubicación de las viviendas en función de la categoría fiscal de la calle o vía donde se ubica. Además, en 2012 el Pleno acordó aplicar rebajas extra a las viviendas ubicadas en las vías de categoría C, D y E bonificaciones del 50, el 75 y el 95 por ciento, respectivamente, sin tener en cuenta tampoco la capacidad económica del obligado tributario.

El mecanismo resultante, que cuesta a la Ciudad 2,4 millones de euros al año, es 'sencillo' pero 'injusto', ya que según el Gobierno da pie a "una casuística muy diversa de supuestos en los que el sujeto pasivo carece de recursos económicos y no puede acceder a esta bonificación mientras obligados tributarios con gran capacidad económica gozan de esta ventaja fiscal".

El sistema actual beneficia al 61,40 por ciento de las familias. El que promueve la Consejería de Hacienda, referenciado directamente a la capacidad económica de las mismas, alcanzaría al 46,3 por ciento, siendo el mayor porcentaje "el de aquellas unidades familiares con ingresos inferiores al Iprem (28,9%)", 7.455 obligados tributarios en términos absolutos que solo pagarían un 15 por ciento de la tarifa. A continuación se beneficiarían de rebajas (62 por ciento menos) 2.333 usuarios cuyos ingresos oscilan entre una y 1,5 veces el Iprem, y 2.558 obligados con hasta 2 veces el IPREM (-34%). Mayores de 65 años y familias numerosas pagarían un 50 por ciento.

Para implementar el nuevo mecanismo se propone crear un censo de unidades familiares cuyos ingresos no superen el doble del Iprem. Una vez creado y diseñado, de forma que fuese "vivo y actualizable mensualmente", los ciudadanos incluidos en el gozarían de las bonificaciones en el factor fijo de disponibilidad en distintos porcentajes: 85, 62 y 34 por ciento.

La propuesta de reforma tributaria establece que "hay ser extremadamente cautos en la bonificación al suministro de agua excluyendo de la misma aquella parte de la cuota compuesta por el factor variable de la misma, dado que una bonificación excesiva supondría fomentar el despilfarro del agua mediante el uso irresponsable y descontrolado de la misma".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies