El Gobierno se felicita por la liberación de un taxista ceutí encarcelado en Marruecos por un error administrativo

Actualizado 24/02/2009 14:45:02 CET

CEUTA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en Ceuta, José Fernández Chacón, se congratuló hoy por la liberación, ayer a última hora de la noche, del ciudadano ceutí Abdeselam Hamed, un taxista que permanecía encarcelado en la prisión marroquí de Ouazzane desde hace un mes y al que la Justicia del país vecino seguía considerando propietario de un vehículo que vendió en abril del año pasado y que posteriormente fue abandonado en un control policial de la Gendarmeria alauita con droga en su interior.

Está previsto que el ceutí, que anoche de madrugada intentó atravesar la frontera del Tarajal para volver a la ciudad autónoma sin éxito, llegue a territorio español a primera hora de esta tarde.

Hamed fue detenido el pasado 24 de enero cuando se dirigía junto a su familia a realizar diversas compras a Marruecos como presunto implicado en un delito cometido en noviembre del año pasado.

Según explicaron sus allegados en declaraciones a Europa Press, el taxista vendió un vehículo de su propiedad en abril de 2008 cumpliendo con todos los trámites preceptivos ante la Dirección General de Tráfico y la aduana marroquí, cuyas autoridades sin embargo seguían considerándole propietario de su antiguo automóvil, que se abandonó en un control de la Gendarmería del Reino alauita con estupefacientes en su interior.

En su intervención ante los periodistas el delegado afirmó no haber tenido conocimiento de los hechos hasta que el diario 'El Faro de Ceuta' se hizo eco el pasado 13 de febrero de la historia, denunciada públicamente dos días antes por el columnista del periódico 'El Pueblo de Ceuta' José Luis Navazo, especialista en temas del Magreb.

"Desde el viernes 13 se hicieron múltiples gestiones en todas las instancias judiciales y policiales marroquíes con toda la maquinaria consular española en el país vecino para ponerle en libertad", según explicó el delegado, quien tildó de "prueba decisiva" el que el pasado viernes se hiciese llegar, a través de la Guardia Civil, el certificado de la Jefatura Provincial de Tráfico de Ceuta que demostraba que Hamed se había desprendido del automóvil en abril del año pasado.

Chacón quiso "destacar" la labor "denodada" de los cónsules españoles en Tetuán y Rabat y del agregado de la Guardia Civil en la Embajada nacional en Marruecos "para aclarar los hechos", conseguir su libertad "y proporcionar la protección diplomática correspondiente a un ciudadano español preso en otro país". Igualmente, el delegado puso de relieve la "extraordinaria" relación existente entre la Guardia Civil y la Gendarmería marroquí.

Sin embargo, el delegado eludió detallar a preguntas de los periodistas por qué las autoridades marroquíes no informaron a la delegación diplomática española en Marruecos de la detención de uno de sus súbditos ni por qué ni el detenido o sus familiares eludieron ponerse en contacto hasta que el caso llegó a los medios con las autoridades españolas.

"Parece ser que la familia no le dio mayor importancia al suceso y creyó que podría resolverlo por otros medios", argumentó el delegado sobre la falta de comunicación por parte del detenido. Con respecto a la no comunicación de las autoridades del país vecino Chacón dejó entrever que Hamed no se identificó como ciudadano español.