Gobierno: "No es problema de España" si migrantes no llegan a la oficina de asilo del Tarajal

Actualizado 27/07/2016 15:41:56 CET

CEUTA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en Ceuta, Nicolás Fernández Cucurull, ha criticado este miércoles que el informe 'Ceuta y Melilla, centros de selección de personas migrantes a cielo abierto a las puertas de África', elaborado por las ONGs del colectivo Migreurop, "tiene como objetivo dejar en mal lugar la política del Gobierno de España para controlar la migración irregular", y ha asegurado que "si los migrantes no pueden acceder a la oficina de asilo de la frontera de la ciudad no es problema de España".

En declaraciones a los medios, el delegado ha defendido que algunas conclusiones del trabajo "no responden a la realidad" y otras se vierten "sin un soporte serio". "Es rigurosamente falso", ha ejemplificado, "que en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta no se cumplan los protocolos contra la trata de personas o la violencia de género, como se afirma, por lo que entiendo que ese informe solo está dirigido a criticar la política que se aplica, sólida y respaldada por la normativa".

Fernández Cucurull ha tildado de "peligrosas" otras afirmaciones del trabajo como la de que "en España no hay independencia judicial y se ampara a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad". Tanto esa denuncia como la de que Ceuta y Melilla son "limbos jurídicos" para los migrantes indocumentados son, a ojos del delegado, "excesos literarios que deberían corregirse".

Preguntado por la falta de regulación de las salidas desde el CETI hacia la península, un hecho cuestionado por Migreurop, el delegado ha recordado que "un CETI no es un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), y el de Ceuta funciona de manera muy adecuada y presta un servicio ejemplar a las personas que acceden irregularmente a la ciudad".

Con respecto a la oficina de asilo de la frontera del Tarajal, que desde su apertura, en marzo de 2015, no ha registrado ni una sola solicitud de protección internacional, Fernández Cucurull ha recordado que "lo importante es que está abierta, aunque se nos criticase antes de su puesta en funcionamiento y ahora, como también se haría si no estuviera operativa".

"Si no se puede acceder a ella no es un problema del Gobierno español", ha concluido sobre unas instalaciones que, desde antes de su puesta en marcha, se presumían inservibles a la vista de la imposibilidad de que los migrantes indocumentados de origen subsahariano que sobreviven en Marruecos pudiesen superar los controles fronterizos del Reino alauita para pedir asilo en España.

Migreurop, plataforma integrada entre otras por entidades como la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía o SOS Racismo, realizó varias misiones con otras organizaciones no gubernamentales marroquíes a Ceuta y Melilla el año pasado para entrevistarse con migrantes y distintos agentes involucrados en el fenómeno migratorio.

El resultado de esta investigación ha sido un informe el que alerta de que las dos ciudades autónomas se han convertido en espacios de diferenciación de las personas candidatas a llegar a Europa entre "malos migrantes y buenos refugiados", y en "tierras donde la violación de los derechos de las personas llamadas 'migrantes' está legalizada para facilitar así el mantenimiento de la arbitrariedad y la impunidad en la gestión de la frontera terrestre euro-africana".