Imbroda subraya que acudió al entierro del general Sanjurjo porque defendió Melilla en 1921 en la guerra del Rif

Actualizado 22/04/2017 16:25:39 CET

MELILLA, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Ciudad Autónoma de Melillla, Juan José Imbroda (PP), ha señalado este sábado que acudió al entierro del general Sanjurjo en el panteón de Melilla porque ha sido uno de los militares que defendieron a Melilla en la guerra de 1921, y que volvería a asistir a su sepelio como hizo el pasado 23 de marzo de 2017, después de que Podemos criticara su asistencia por haber participado el militar en los golpes de Estado de 1932 y 1936.

En rueda de prensa, el dirigente popular ha rechazado las críticas por su presencia al sepelio que se realizó de forma "íntima y privada" el pasado 23 de marzo en el Panteón Militar de Regulares 2, en el Cementerio de Melilla, con la presencia del actual comandante general de Melilla y una comisión militar formada por coroneles de las unidades radicadas en la ciudad, así como familiares del general Sanjurjo, que fueron los que pidieran que se enterraran los restos del militar en el panteón después de que el Ayuntamiento de Pamplona, gobernado por Bildu, decidiera la inhumación de los restos de Sanjurjo y otros militares, como el general Mola, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica.

Imbroda ha manifestado que acudirá a todos los entierros de personas que "hayan luchado por defender la españolidad de Melilla", como es el caso del general de Sanjurjo, cuando en 1921 desembarcó en Alhucemas en el transcurso de la guerra del Rif, logrando la reconquista del territorio perdido en Melilla después del desastre de Annual, momento en el que alcanzó el grado de general de división y fue nombrado comandante general de Melilla.

El también senador del PP ha defendido sus convicciones democráticas, tras las acusaciones de Podemos, y ha subrayado que el hecho de asistir al entierro del general Sanjurjo, que tomó parte en los golpes de Estado del 1932 y 1936, no es óbice para condenar la dictadura de Franco. "No he sido franquista nunca", ha zanjado Imbroda, quien no obstante ha dicho que en Podemos "qué digan lo que les dé la gana".

Imbroda ha defendido la historia "guste o no guste", y ha criticado que "algunos quieren ganar la guerra ahora", 81 año después, y "volver al 17 de julio de 1936".

El presidente de Melilla ha señalado que el comandante general de Melilla, Fernando Gutérrez de Otazu, fue quien le comunicó que se iba producir el entierro y él decidió asistir porque el general Sanjurjo defendió Melilla: "Sin las acciones como las suyas, ahora no ondearía la bandera de España en Melilla ni estaría yo aquí", ha subrayado.

Por último, ha negado que la ceremonia fuera secreta ni que se rindieran honores militares "ni fanfarrias", sino que fue "una acto sencillo de familia", al tiempo que resaltó no entiende esta polémica que "ha sido inflada" porque sostiene que "en algún sitio había que enterrar al general Sanjurjo" después de que sus restos fueran inhumados del cementerio de Pamplona por decisión del consistorio que gobierna Bildu "en contra de la voluntad de la familia".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies