El presidente de Ceuta se propone recuperar la obra pública y aprobar el nuevo PGOU en 2018

El presidente de Ceuta, Juan Vivas
EUROPA PRESS/GOBIERNO DE CEUTA
Publicado 13/01/2018 12:28:39CET

La oposición tilda su discurso de "cansino, repetitivo, retórico y desilusionante"

CEUTA, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Ceuta, Juan Vivas (PP), quiere que 2018 sea el año de "la recuperación la obra pública" en la ciudad autónoma, "en particular la inversión en las barriadas", y el ejercicio en el que tras 15 años de tramitación se complete la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Además, el líder del Ejecutivo autonómico se propone "responder a las demandas de la ciudadanía en relación con el funcionamiento de los servicios básicos; mantener el esfuerzo en políticas sociales, educación y deporte; apoyar al comercio y el turismo; mejorar la solvencia y capacidad de la Hacienda de la Ciudad; avanzar en el Régimen Económico y Fiscal (REF) especial y defender las peculiaridades de Ceuta en materia de financiación" ante el Estado y el resto de Autonomías.

El presidente de Ceuta se ha comprometido también esta semana a "vincular todas las políticas" de la Administración autonómica a "la creación de empleo". "El paro sigue siendo el principal problema de la ciudad pese a que en 2017 no se destruyó empleo y fue el ejercicio con el mejor dato de afiliación a la Seguridad Social: mil cotizantes más de los que había al comenzar la legislatura y 5.400 más que en 2001", se ha congratulado.

La situación del comercio será un eje principal de la acción gubernamental porque, según Vivas, la Administración está "absolutamente volcada con sus preocupaciones, inquietudes y demandas, especialmente para atender la más insistente, la de procurar una mayor agilidad del tránsito fronterizo, pero también para combatir el fraude y la competencia desleal".

Vivas ha advertido de que "en todo caso, la implicación en los problemas de la frontera no supone prometer soluciones mágicas", tanto porque es "cosa de dos", en referencia a Marruecos, como por los "déficits en infraestructuras" que se han acumulado por falta de inversiones "durante décadas".

Además de medidas relacionadas con la frontera, el presidente ha puesto encima de la mesa otras ideas "concebidas para incentivar el comercio, el turismo y la actividad económica" que pasan por el abaratamiento a solo ocho euros por trayecto de los precios del transporte marítimo para turistas de fin de semana; el establecimiento del tipo máximo del 0,5 por ciento de imposición indirecta para los consumos de los buques de recreo; la puesta en marcha de un Observatorio "que sea un foro de contacto y comunicación permanente con el sector comercial"; y "la exploración de la posibilidad de promover la implantación de una línea de transporte de pasajeros que, vía marítima, enlace Ceuta con alguno de los puertos de la vecina zona turística de Marruecos".

El Gobierno autonómico encara las negociaciones del nuevo sistema de financiación autonómica con el objetivo de "defender un trato especial con un argumento sobradamente conocido: que no existe, salvo en Melilla, ninguna otra autonomía en la que concurran tantas peculiaridades; donde existan tantas dificultades para su desarrollo económico; donde se sufran las exigencias, servidumbres y presiones de ser frontera de Europa en África y donde la presencia vigorosa de las administraciones públicas sean tan necesaria".

Juan Vivas quiere igualmente, 17 años después de su llegada a la Presidencia de la Ciudad, "seguir trabajando, como desde el primer día, para lograr unos niveles de calidad en los servicios básicos equiparables a los del resto de España" y "mejorar la eficiencia en la aplicación de los recursos disponibles" para poder "sostener el notable esfuerzo de solidaridad que hace la Administración local", que ha cifrado en 43,7 millones para 2018.

LA OPOSICIÓN, INCRÉDULA

El líder de la oposición en la Asamblea, el socialista Manuel Hernández, ha tildado de "cansino, aburrido, repetitivo, retórico y desilusionante" el discurso de Vivas, reflejo a juicio del secretario general del PSOE de Ceuta de "un gobierno agotado y sin soluciones reales para los problemas de la ciudad".

El diputado autonómico se ha mostrado especialmente crítico con la "falta de dinamismo" y de "capacidad resolutiva" que desde su punto de vista muestra el Ejecutivo del PP para afrontar "los principales problemas de la ciudad, que son la situación de la frontera y el desempleo".

"La falta de credibilidad de Vivas y su equipo genera desconfianza en la ciudadanía y cada vez resulta más evidente que no cuenta con una apuesta real por un modelo de ciudad que invite al desarrollo económico y a la innovación o deje entrever un resquicio para la recuperación de la cohesión social perdida", ha resumido Hernández.

El único representante de Ciudadanos en la Cámara autonómica, Javier Varga, ha criticado el programa de intenciones del Gobierno de Vivas para este año "más por lo que no hace que por lo que hace o dice que va a hacer". La formación naranja considera que el "músculo de la Administración Pública" del que presume el PP es en realidad en Ceuta solo "grasa" en una institución que recibe del Estado "dos de cada tres euros" que gestiona.

Varga también se ha mostrado incrédulo con los 75 millones en obra pública que Vivas piensa certificar en 2018, ya que según ha recordado durante los tres años no se ha completado "ninguna" obra y "la tradicional arma propagandística de las inauguraciones de obras se ha sustituido por anuncios, proyectos e ideas".