Imbroda pide conjugar en la frontera el paso diario de 30.000 marroquíes con la seguridad

Imbroda hace balance de los dos primeros años de legislatura
EUROPA PRESS/GOBIERNO DE MELILLA
Actualizado 02/11/2017 22:31:14 CET

Después de las quejas de empresarios y comerciantes que critican las restricciones horarias a la hora de permitir el paso por la frontera

MELILLA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Juan José Imbroda (PP), ha destacado que "el Gobierno trabaja en medidas para que el comercio atípico (entre Melilla y Marruecos) salga adelante pero conjugar el tránsito diario de 30.000 personas a pie y 4.000 vehículos con una serie de factores, como son "la seguridad, el control migratorio, el comercio atípico y el turismo".

En rueda de prensa, Juan José Imbroda ha afirmado que "hay personas defendiendo al mismo tiempo el contrabando y la necesidad de que pasos fronterizos como el de Beni Enzar --el principal de Melilla-- sean seguros".

La primera autoridad melillense, que se ha mostrado molesto por lo que ha llamado "manipulación descarada sobre sus declaraciones sobre el comercio tradicional", ha desmentido que "el Gobierno esté en contra de los negocios familiares".

"Es totalmente falso que se esté en contra de los negocios familiares. Lo único que se dijo, es que el modelo ha cambiado y este tipo de establecimientos ha ido dando paso a franquicias, de cuya implantación en Melilla no tiene culpa el Gobierno", ha añadido.

Ha señalado que "las grandes marcas se están instalando en todas las ciudades como apisonadoras, con la fuerza que les da tener detrás un poderoso apoyo económico", y ha subrayado que "el Gobierno se rompe la cabeza para intentar ayudar a los comercios familiares con el fin de que salgan adelante".

En este punto, ha aclarado que "nadie puede impedir la apertura en Melilla de un gran centro comercial, porque la Ley ha cambiado", un centro comercial, el primero que se crea en la ciudad española del norte de África, que está previsto que se inaugure antes de que acabe este año 2017. Asimismo, Juan José Imbroda ha pedido "altura de miras a quienes están haciendo propuestas para mejorar el comercio y el funcionamiento de la frontera".

SEGURIDAD

Ha insistido en la necesidad de conjugar una serie de factores, como son "la seguridad, el control migratorio, el comercio atípico y el turismo". "Lo que desea el Gobierno es que haya seguridad y que Melilla no se llene de inmigración magrebí, porque no se puede acoger a todas estas personas, sean mayores o menores y poner en marcha medidas positivas para todos, tanto para el comercio atípico como para las tiendas y la hostelería que esperan a los turistas marroquíes".

El presidente que descarta las propuestas a corto plazo, ha apostado por medidas que garanticen el futuro del comercio y de Melilla durante las próximas décadas".

Ha pedido también que "se tenga en cuenta al realizar cualquier análisis", porque como ha recordado, "la frontera tiene dos partes y Marruecos es un país soberano que toma sus propias decisiones". "Tanto el Gobierno de la Ciudad Autónoma como el de la Nación llevan años trabajando para mejorar la frontera, con actuaciones como las acometidas en Beni Enzar o en Farhana, así como con el refuerzo de las plantillas de Policía Nacional y Guardia Civil".

Por último, sobre la posibilidad de que Melilla entre en la Unión Aduanera, ha afirmado que va a ir a por ello, pero "sin engañar a nadie, porque no es la panacea".