Prodein critica la "expulsión" del CETI de Melilla de una familia y un hombre mayor que necesitan atención médica

Inmigrante expulsado del CETI de Melilla
PRODEIN
Publicado 18/08/2018 18:35:34CET

MELILLA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Pro Derecho de la Infancia de Melilla (Prodein) ha criticado que en el exterior del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla están "expulsados y viviendo en chabolas" Soukaina, embarazada de ocho meses y diábetica, con su familia y Mohamed, mayor y enfermo, y "ninguno de ellos recibe ninguna atención sanitaria".

La organización que preside José Palazón ha explicado el hijo de Soukaina tiene bronquitis pero afirma que no lo atienden ni en el CETI ni en el hospital porque no tienen ninguna documentación. "Ella misma no esta siguiendo su medicación habitual para la diabetes y además dará a luz en dos semanas y tiene miedo de que le pille en la calle, que no le atiendan", ha apuntado Prodein.

La ONG melillense ha apuntado que Mohamed está en la misma situación. "Mohamed dice además que al ser argelino está bloqueado en Melilla y su chabola porque no puede viajar a la península ni lo admite Marruecos en la aduana", han detallado.

Según la asociación, "los dos están expulsados del CETI por el mismo motivo, a Soukaina le han negado el asilo y Mohamed tiene una cita con la policía".

En este sentido, han asegurado que el CETI acoge a inmigrantes y solicitantes de asilo, "tradicionalmente a más inmigrantes que solicitantes de asilo, durante muchos años las políticas institucionales y las del CETI se orientaron a evitar que la gente pidiera asilo". "Aún hoy la población negra tiene miedo a pedir asilo en Melilla", agrega.

Por todo ello, han lamentado "que Soukaina y Mohamed no sean admitidos en el CETI no se puede fundamentar en que no tienen asilo tramitado ni concedido, ya que un porcentaje muy alto de internos tampoco lo tienen y no por ello los expulsan".

Por último, han admitido que "el problema es doble, en primer lugar por la nacionalidad de ambos, ella marroquí y él argelino, lo que no facilita el hecho de ser admitidos en el CETI", y en segundo lugar apuntan a que en el CETI "no existe un reglamento y por lo tanto cualquier medida que se tome no está regulada de ninguna forma, cualquier decisión es totalmente arbitraria".