El forense estudia las lesiones de los tres agentes de Ceuta heridos el jueves en un enfrentamiento con vecinos

Actualizado 03/06/2006 16:14:13 CET

CEUTA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Instrucción número 3 de Ceuta tomó hoy declaración a los cuatro vecinos de la barriada ceutí de Hadú que la noche del jueves fueron detenidos por la Unidad de Intervención Rápida (UIR) de la Policía Local tras un enfrentamiento con los agentes que se saldó con doce heridos, tres de ellos policías, cuyas lesiones fueron vistas hoy por el forense.

Según informaron a Europa Press fuentes judiciales, el caso se estudiará de una forma conjunta con las denuncias presentadas por la Policía contra los cuatro vecinos y las presentadas por éstos contra "los policías locales actuantes". En este sentido, explicaron que a uno de los ciudadanos implicados, un hombre de 70 años, se le imputa una falta de desobediencia y a los otros tres, dos de ellos militares profesionales, sendos delitos de atentado contra la autoridad.

El Fiscal propuso esta mañana que las denuncias contra los vecinos se instruyeran como un juicio rápido, "algo a lo que se opusieron las defensas, por lo que anunció que los implicados serán llamados a declarar en los próximos días".

De acuerdo con las versiones recabadas por Europa Press de fuentes policiales y de los propios vecinos afectados, que denuncian "extrema brutalidad policial", el altercado se produjo cuando los efectivos de la UIR detuvieron al conductor de una motocicleta de cuatro ruedas (militar profesional) por presunta "conducción temeraria".

En ese momento, los agentes aseguran que fueron rodeados por un gran número de vecinos que les reprocharon actuar por "racismo", lo que desembocó en un enfrentamiento en el que los ciudadanos aseguran que los agentes cargaron "contra todos los vecinos que estaban en la calle". El incidente tuvo después su prolongación en la propia Comisaría de la Policía Municipal, donde fueron detenidos tres de los cuatro arrestados y donde, según los vecinos, "los agentes volvieron a golpear indiscriminadamente a los presentes".

Ante esta situación, dos de los partidos de la oposición en la Asamblea de Ceuta, la UDCE y el PDSC, han pedido la disolución de la UIR y la articulación de medidas para contar con una Policía Local "respetable y respetuosa".