Pol Monen, sin miedo al Goya, nos desvela como vive su primera nominación

Pol monen
POL MONEN
Publicado 10/01/2018 14:20:10CET

   MADRID, 10 Ene. (CHANCE) -

   El próximo tres de febrero se da cita el cine español en la 32º edición de los Premios Goya. Una noche en la que coinciden viejas glorias de nuestra pantalla con jóvenes talentos, que llegan pisando muy fuerte. Entre los nuevos nombres destaca el de Pol Monen, nominado en la categoría de Mejor Actor Revelación, y quien ya se postula como un fijo del "nuevo cine español".

   Pol protagoniza junto a María Pedraza la película de Esteban Crespo, Amar. Cuando se metieron de lleno en este proyecto -el primero tan importante para los tres- jamás esperaban que les diera tantas alegría, pero el salto de la película al catálogo de Netflix ha conseguido que llegue a millones de espectadores de todo el mundo. Una apasionada historia de amor que sin embargo nada tiene que ver con lo que estamos acostumbrado. Tal vez resida ahí su secreto que le ha servido a Pol para hacerse con su primera nominación a los Goya con tan solo 23 años.

   Tras conocer su nominación a la Medalla CEC, entregada por el Circulo de Escritores Cinematográficos, el actor catalán nos confiesa como está viviendo este dulce momento, sus próximos proyectos e incluso cómo se lleva con el resto de actores nominados. Un "optimista insatisfecho" tal y como se define, que seguro va a dar mucho que hablar.

   CHANCE: ¿Te esperabas la nominación?

   Pol Monen: La verdad que no. No había querido hacer ilusiones porque sabía lo complicado que era. Me enteré porque me llamó un amigo y me puse a gritar como un loco.

   CH: Nominado con tu primera película de protagonista ¿Qué sientes?

   P.M: Mucha alegría y agradecimiento al equipo de actores y técnicos con el que he trabajado porque sin ellos no hubiera sido posible. Realmente no hubiera podido hacer esta peli sin Esteban Crespo ni María Pedraza. También después de la euforia me lo tomo con calma, la carrera de una actor es de fondo: el reconocimiento se agradece pero en lo que más disfruto es trabajando.

CH: ¿Qué camino te gustaría que cogiese tu carrera?

   P.M: Seguir trabajando de esto toda mi vida es mi mayor sueño. Sería muy feliz si llegan muchos personajes interesantes e historias que merezcan ser contadas. Siempre me ha gustado más el cine como espectador, pero en los últimos años se están haciendo series increíbles, así que estoy abierto a todo. También me gustaría mucho hacer teatro.

   CH: Amar ha sido todo un éxito, llegando incluso a Netflix ¿Qué crees que tiene?

   P.M: Creo que es una historia de amor valiente y había una necesidad muy grande del director por contarla (escribió el guión hace más de diez años). Por eso mismo sentí mucha responsabilidad cuando leí el guión por primera vez. No es una película romántica al uso ni va enfocada a un público adolescente.

   CH: ¿Cómo fue la experiencia?

   P.M: Fue alucinante y un rodaje muy intenso. Rodamos en Valencia durante casi dos meses. Estábamos gran parte del equipo en el mismo hotel, así que estábamos todo el día juntos. Era el primer proyecto importante tanto de Esteban como de María y mío, y nos volcamos con muchas ganas. Hice mucha amistad con Greta Fernández, que en la película hacía de la amiga de mi novia y con todo el grupo de jóvenes.

   CH: ¿Piensas que en la época que vivimos han desaparecido las grandes historias de amor?

   P.M: Creo que ahora todo va más rápido y cuesta encontrar personas que se comuniquen a un nivel más profundo. Hace poco con mi grupo del Estudio Corazza para el Actor estuvimos haciendo Platonov, la primera obra de Chéjov y era increíble leer las reflexiones sobre el amor que escribió este autor con 18 años. Ahora me da la impresión de que todo tiende a ser más light.

   CH: ¿Cuál te gustaría ver en la gran pantalla y cuál te gustaría interpretar?

   P.M: No tengo ninguna en mente. Cuando estaba rodando la película me gustó mucho la historia que contaba la última película de Bertolucci 'Tú y Yo' , y también 'Hermosa Juventud' de Jaime Rosales.

   CH: ¿Cómo te preparas para la gran noche del cine español? ¿Nervios?

   P.M: De momento estoy tranquilo, hemos hecho un grupo de whatsapp los 4 nominados a mejor actor revelación y hemos organizado una cena esta semana. La verdad que está siendo una experiencia muy bonita y es un gustazo compartirlo juntos.

   CH: ¿Con quién te gustaría trabajar próximamente?

   P.M: Hay mucha gente con la que me encantaría trabajar. Por decirte algún nombre me gustan mucho las pelis de Cesc Gay, David Trueba o Isabel Coixet. El año pasado me alucinaron las pelis de Paula Ortiz y Raúl Arévalo.

   CH: ¿Próximos proyectos?

   P.M: Próximamente se estrenará Vivir Sin Permiso, una serie de Telecinco en la que tengo un papel que he disfrutado mucho haciendo y tengo dos proyectos en marcha de los que no puedo hablar mucho.

   CH: Polémica en el mundo del cine tras la publicación de los abusos sexuales, ¿Cómo lo vives?

   P.M: Lo vivo con impotencia. Me duele que esto siga pasando en el siglo XXI y creo que es bueno que se le dé visibilidad a esta lacra, que no solo afecta al mundo del cine. No conozco ningún caso cercano pero creo que como hombres quedarnos callados ante esto nos hace cómplices.

   CH: ¿Esperas una gala reivindicativa?

   P.M: Casi todas lo son. Querer cambiar lo que creemos que está mal me parece muy positivo: sea el IVA cultural, la visibilidad de la mujer en el cine o la de colectivos más minoritarios. Además de hacer disfrutar el cine puede tener un poder transformador.

CH: ¿Un referente en el cine español?

   P.M: Pedro Almodóvar. Creo que a través de su arte ha mostrado una imagen de España muy distinta a la percepción que había durante la dictadura. Una España más libre, más abierta y tolerante con la diferencia.

   CH: ¿Piensas que está devaluado nuestro cine?

   P.M: Creo que aún hay algunos prejuicios en algunos sectores, pero creo que afortunadamente está cambiando. El cine español cada vez tiene más cuota, se valora en el exterior y nunca había sido tan diverso. Se hacen películas que son verdaderas joyas, algunas de las más interesantes dirigidas por mujeres como 'Verano de 1993' o 'La Librería'. También hay nuevos directores que están cambiando las cosas como los Javis o Eduardo Casanova. Estilos muy diferentes que además han funcionado muy bien también en taquilla.

   CH: ¿Miedo al Goya?

   P.M: No. Que sea lo que tenga que ser. Si viene seré muy feliz, es una cosa muy buena, pero sea como sea para mi el premio más grande es seguir trabajando como actor.

   CH: ¿Cómo te definirías?

   P.M: Como un optimista insatisfecho.