Steven Tyler, leyenda del Rock & Roll, revoluciona Starlite en su debut

STEVEN TYLER
CEDIDA POR 'STARLITE'
Publicado 03/08/2018 8:30:08CET

   MADRID, 3 Ago. (CHANCE) -

Steven Tyler rockeó anoche sobre el escenario de la cantera, y lo hizo con una entrada a lo grande, lanzando a sus fans algunos de sus productos de su nueva marca Steven Tyler Time Traveler para Starlite Shop. Era su primera vez en Starlite y lo hizo acompañado de The Loving Mary Band, con la que presentó anoche su primer álbum en solitario, We’re All Somebody From Somewhere y con quien, además, repasó temas de Aerosmith y de otros conjuntos, como los míticos The Beatles.

El líder de la mítica banda de Boston, Aerosmith, ofreció anoche su versión más country, de la mano de The Loving Mary Band de Nashville, integrada por Frederiksen, Rebecca Lynn Howard, Suzie McNeil, Elisha Hoffman, Andrew Mactaggart y Sarah Tomek, que hicieron las delicias del público.

"Buenas noches Marbella", saludó Tyler a su auditorio, que desde los primeros instantes –móvil en ristre- inmortalizaban la actuación de su ídolo en Starlite, que arrancó con Sweet Emotion, toda una declaración de intenciones, a la que sucedió con la eterna Cryin’, ambos temas de Aerosmith.

Pero el artista, haciendo derroche de su buena forma, a pesar de sus 70 años, tenía planteado un concierto especial. Así, apostó por incluir en su show temas como Come together, I’m Down y Oh! Darling, de The Beatles; además de otras canciones como Piece of my Heart, de Erma Franklin o Rattle snake Shake, de Fleetwood Mac.

El escenario de la cantera sirvió de lugar icónico para que un ídolo de masas como Tyler, reinara en todo su esplendor e interpretara, con toda su intensidad y energía, temas de Aerosmith como Janie’s Got a Gun, una de sus favoritas o Jaded...

Porque no olvidemos que Steven Tyler se maneja por el escenario como la estrella de rock que es, y es conocedor de los gustos de sus fans, por lo que no podía faltar su momento especial junto al piano, donde interpretó Dream y Train Kept A-Rollin’, para delirio de sus seguidores, que a medida que avanzaba el concierto eran incapaces de permanecer sentados en sus asientos.

Y es que Tyler es una leyenda en sí misma y causa admiración solo con su presencia. Con los años no ha perdido un ápice de agilidad en sus movimientos, ni ha menguado su personalidad arrolladora, ni su potente voz. Y es que Tyler revolucionó anoche Starlite, que mañana recibirá al cantautor británico James Blunt.

Contador