Gustavo González se derrumba al hablar de su divorcio en 'Sálvame'

Gustavo gonzalez
GUSTAVO GONZALEZ/ EUROPAPRESS
Publicado 13/12/2017 19:36:28CET

   MADRID, 13 Dic. (CHANCE) -

   Sin duda el 2017 no va a ser un año fácil de olvidar para Gustavo González. El colaborador de Sálvame tenía que hacer frente el pasado mes de marzo a la muerte de su hermano tras batallar contra una larga enfermedad. Ahora termina el año anuncian el divorcio de la que ha sido su mujer durante 30 años, sin poder evitar derrumbarse al hacerse público en Sálvame.

   Hace unos meses Maria Lapiedra confesaba en Sálvame que había mantenido un romance con el colaborador de Sálvame, siendo infiel a su mujer con ella. Aunque Gustavo lo negó en su momento, las palabras de la actriz porno hacían mecha en su relación, hasta el punto de el fotógrafo terminaba confesando a su mujer su deslealtad, lo que servía para darse cuenta, tal y como reconoce, que ya no estaba enamorado, pidiéndole el divorcio.

   Cuando la noticia ha salido hoy en una conocida revista, Gustavo no ha podido negarlo desde el plató de Sálvame, sincerándose con sus compañeros: "Es cierto que me he separado. Conocí a mi pareja en selectividad; llevábamos más de 30 años juntos; está siendo la etapa más complicada de mi vida" confiesa el colaborador sin poder evitar emocionarse.

"Me cuesta mucho hacer daño a la gente que quiero; mis hijos están con los dos; yo estoy roto, pero ella mucho peor porque yo había perdido esa pasión; la quiero respetar porque la he decepcionado; no he sido un marido ejemplar, he sido desleal" y tras pronunciar estas palabras, González terminaba por derrumbarse y se rompía en lágrimas.

   Desvelando una versión de Gustavo hasta ahora completamente desconocido y roto de dolor, se sinceraba como nunca, reconociendo incluso su parte de culpa: "es complicado sobre todo por mis hijos; le he contado cosas; vino Maria Lapiedra y contó lo que contó y se lo he reconocido a mi pareja; para ella fue difícil recuperar lo que ha perdido. La tengo tanto cariño que juro que me gustaría que ella fuese feliz, no se merece el daño que la he hecho, es un pedazo de mujer". Con las lágrimas en los ojos reconoce que tiene un tatuaje con sus iniciales que no se borrara jamás.

   Jorge Javier insinúa que Gustavo pueda tener a alguien ya en su vida y aunque prefiere no conteste, defiende: "tengo ganas de ser feliz, ahora es complicado porque tengo cabeza en mis hijos". Y en cuanto a sus hijos desvela el episodio más doloroso de este momento: "Mi hijo me dijo 'papá para mi eras un héroe y ahora no'. estoy seguro que voy a recuperar su cariño y que me respeten; ahora no quiero mentir y que mis hijos me acepten con esos errores; quiero recuperar el cariño de la madre de mis cuatro hijos; sé que ella ahora está decepcionada" sentencia sin poder contener las lágrimas y romperse, siendo arropado por sus compañeros, que todos se fundieron con él en un tierno abrazo.