Toño Sanchís se sincera sobre su derrota contra Belén Estaban y confiesa de qué se arrepiente

Toño sanchís
TOÑO SANCHÍS/ EUROPAPRESS
Publicado 18/04/2018 17:45:02CET

   MADRID, 18 Abr. (CHANCE) -

   Belén Esteban ha ganado judicialmente a Toño Sanchís de manera irrevocable y parece que no hay vuelta atrás, siendo condenado por un juez a pagarle 600.000 euros, desestimando así el recurso de apelación interpuesto por la empresa de representación de Toño. Sin embargo, el que fuera representante de la princesa del pueblo continúa defendiendo su versión y tras el varapalo judicial se sincera con la revista Semana.

"Tengo la conciencia tranquila, pero todo esto ha sido una cura de humildad" confiesa Toño en sus primeras declaraciones, asegurando que está escuchando a nuevos abogados. Sobre la sentencia del juez apunta: "lo que me reclama es la diferencia de un 10% de un gran trabajo" y apunta que "una de las claves por las que ha ganado el juicio es porque yo le di el contrato que firmamos en 2009, donde yo me llevaba el 20% de los contratos. Luego fue sustituido por otro verbal del 30% marcado por ella por los lazos que teníamos", justificando así que ganase un dinero que no figuraba en los contratos.

   "Se ha pagado ya parte de la deuda", anuncia Toño, que confiesa que "tendré que acatar lo que diga la Justicia y si en ella está perder el hogar familiar, he asumido que era algo que podía pasar, pero lo más importante es que los recuerdos creados allí van a ir con mi familia y conmigo", asegura. De donde sacará el dinero para pagar dicha deuda sentencia que de su trabajo, sin desvelar de donde provienen los ingresos y mostrándose muy misterioso cuando le preguntan por sus proyectos laborales.

RECONOCE QUE TANTO ÉL COMO SU FAMILIA HAN PEDIDO AYUDA

   Un escándalo público que ha afectado tanto a Toño como a su familia, de lo que confiesa: "Es muy doloroso y mi familia y yo vemos a un especialista para gestionar nuestros sentimientos". En cuanto a la batalla directa con Belén Esteban desvela que "al principio fue duro porque era una relación muy intensa. Pero ella es así, no tiene término medio".

   Cuando le preguntan si se arrepiente de algo su respuesta es clara: "Firmaría el contrato del 30% de comisión y no lo dejaría solo en un contrato verbal basado en la relación de confianza y jamás volvería a mezclar lo personal con lo profesional" y explica "que ella no era una representada al uso, que entre nosotros había un grado de implicación muy grande y es que un representante no tiene porque ir a poner una denuncia cuando te roban, ni acompañarte cuando te hacen una cirugía rinoplástica, ni mediar en un conflicto familiar...", atacando a la colaboradora de Sálvame como lleva haciendo desde hace casi tres años.