Revuelo en la Casa Real por el accidente de Froilán

Froilán
EUROPA PRESS
Actualizado 14/04/2012 14:00:30 CET

MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

Por si la Casa Real de nuestro país no tuviera suficiente con el Caso Urgandarín, ahora el escándalo se sitúa en el nieto mayor del Rey, Don Felipe Juan Froilán, que se hirió en el pie mientras 'jugaba' con un arma de calibre 36.

El pasado lunes, el hijo de la Infanta Elena y Don Jaime de Marichalar se encontraba en la finca que tiene la familia de su padre en Soria. Allí, bajo la protección de su padre, se hirió en el pie mientras hacía prácticas de tiro. Fue inmediatamente ingresado en el Hospital Guirón, pero afortunadamente no ha sido grave.

Tal y como informó el Palacio de la Zarzuela sobre el estado de Don Felipe de Marichalar "en este momento, es favorable con una adecuada vascularización del dedo afectado". El pequeño fue operado el martes y según dijo su madre a la salida, no es grave y Don Felipe se recupera favorablemente. Cuando los periodistas le preguntaron sobre lo ocurrido, la hija mayor del Rey aclaró: "Yo no estaba con Froilán, estaba su padre".

UN ACCIDENTE QUE SE QUEDO EN UN SUSTO

Para tranquilidad de sus familiares, el niño ya mostraba su mejoría, según contaba su madre a los medios, jugando con el móvil. Quizá para quitar hierro al asunto, la Reina ha dicho que su nieto se encontraba bien y que jugando se le pasaba más rápido el susto. Y añadió "con los niños siempre pasa esto".

Entre las visitas que recibió en el hospital, estaba la de sus tíos los Príncipes de Asturias y sus primas, las Infantas Leonor y Sofía, que acudieron a ver a su primo después del colegio. Más que nunca, la Familia Real se esfuerza por permanecer (o también parecer) lo más unida posible. Aunque Don Iñaqui y la Infanta Cristina parezcan totalmente alejados de la vida pública.

LAS ARMAS NO SON PARA LOS NIÑOS

Los medios se hicieron eco del accidente a la velocidad de la luz, y ha sido la noticia de corazón más comentada, no especialmente por el accidente en sí, sino porque, como muchos se preguntan: ¿Cómo es que un niño, bajo la supervisión de su padre, lleva una escopeta cuyo uso no se permite a menores de 14 años?

La Defensora del Pueblo, Doña María Luisa Cava de Llano, ha intervenido cuestionando como un padre deja a su hijo usar un arma y peor aún, estando prohibida para menores de catorce años. Por tanto, la Defensora reclama que Don Jaime de Marichalar sea sancionado. "Las escopetas no son para niños", dijo Doña María Luisa a los medios.

Por otro lado, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Soria ha presentado su intención de averiguar lo sucedido y pedir, en su caso, responsabilidades a su tutor. Veremos en las próximas semanas como acaba el asunto y si Don Jaime de Marichalar tendrá que declarar sobre el accidente y/o pagar una sanción.

Seguramente la Infanta Elena le habrá dicho tres cosas a su ex marido, pero el caso es que el accidente no llega en un buen momento para la familia del Rey, que este año ha sido centro de todo tipo de polémica. Por si fuese poco, el ex cuñado del Rey Don Juan Carlos, podría tener que pagar a la Administración Civil una multa de entre 300 y 600 euros.

Según explica la Ley "el uso de cualquier clase de armas de fuego reglamentadas careciendo de la licencia, autorización o de la guía de pertenencia" será sancionado "con multas de 300,51 euros a 601,01 euros e incautación de las armas", explica el reglamento en el que dentro de las infracciones graves, e incluso podría ser muchísimo superior.

De momento, el niño seguirá hospitalizado, "para cumplir el protocolo de antibioterapia intravenosa y realizarle una nueva revisión quirúrgica", citaron los médicos. Posteriormente podrá volver a casa con su madre y su hermana.