Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 14/03/2008

Virginia Rodríguez, la sobrina de Emilio Aragón, es también actriz

"SER ACTRIZ NO ES UNA OBLIGACIÓN, SE LLEVA EN LA SANGRE"

Virginia Rodríguez tiene 27 años y una carrera como actriz de diez. Comenzó muy joven en la pequeña pantalla, interpretando el papel de Isabel en  Compañeros , una de las series más exitosas de nuestro país. Sin embargo, siempre tuvo los pies en la tierra. Diplomada en Dirección de Cine, ya ha dirigido su primer cortometraje y ha vuelto a la escena con  Que viene Richi , un texto anglosajón con un reparto de lujo: Secun de la Rosa y Ángel Martín, entre otros. Dice que se siente actriz, aunque no duda de sus dotes de directora. Parte de la familia Aragón, Virginia asegura que su carrera discurre de manera independiente a las influencias de los payasos de la tele. De hecho, afirma que ha tenido momentos en los que el trabajo escaseaba. Aún así, no se ha desligado de una profesión que, según ella misma, lleva en la sangre.

-Ahora, te podemos ver en los escenarios con  Que viene Richi . ¿Cómo te sientes en los escenarios?

-Comodísima, a pesar que es de lo primero que hago en teatro y la verdad es que estoy sorprendida porque no he pasado muchos nervios porque estoy muy cómoda.

-¿Cómo te decidiste a pasar al teatro?

-Me lo ofrecieron. Eso siempre ha estado pendiente. Creo que un actor tiene que hacer teatro. No es que sea mejor o peor porque no lo haya hecho pero lo que te da el teatro es increíble. También por la experiencia. No tiene nada que ver con la televisión o con el cine. Me lo ofrecieron. Lo tenía pendiente y no lo dudé un segundo.

-¿Te llamaron directamente?

-Sí. Me llamó directamente el director de cásting. Fue un regalazo. No me lo esperaba.

-¿Cómo te encuentras en el papel?

-Muy cómoda. Mi papel no es gracioso. Mi personaje no es cómico, recibe la comedia. Eso tiene también sus dificultades. La comedia es muy difícil, al fin y al cabo. Tuve que trabajar cómo recibir. El personaje me encanta. El proyecto me encanta.

-¿Te sientes más cómoda con la comedia que con el drama?

-Eso no sé qué decir, con qué me siento más cómoda... Es más el proyecto o el personaje que te toque que el género. Me he sentido muy cómoda e incómoda con cosas de drama. En comedia, es lo único que he hecho y estoy cómoda. Puede que te toque algo mucho más complicado y que no estés cómoda dentro de la comedia.

-¿Por qué todos los actores tenéis tanto miedo al teatro?

-Hay mucho que respetar, es el directo. Llevo diez años haciendo tele, un par de películas y siempre está la cosa de repetir. Puedes superarte y lo que he hecho en una toma lo puedes superar en la siguiente. En el teatro te superas de función en función. Es respeto al público. Puedes corregir fallos pero ya lo han visto 500 personas en una función. Es respeto al público que viene a verte.

-Algunos de tus compañeros también han dado el salto desde la televisión. ¿Se nota mucho el cambio a la pequeña pantalla?

-Secun de la Rosa, por ejemplo, ha hecho más teatro que televisión. De hecho, ha escrito muchas obras de teatro, las ha interpretado y dirigido. Ángel y yo somos los que no habíamos hecho teatro. El resto, tiene una gran trayectoria. Todos nos apoyamos mucho. Es un proyecto nuevo y hay nervios. No es que se note con respecto al resto: Ángel está muy bien y yo estoy cómoda. Somos un equipo. No veo que se note diferencia porque hayamos hecho televisión o no.

-¿Cómo te llevas con ellos?

-Fenomenal. Desde el principio, nos hemos llevado todos muy bien. Mis compañeros son un gran apoyo, el que Ángel y yo necesitábamos. Nosotros somos novatos y nos han ayudado muchísimo, nos han enseñado y apoyado. No ha habido ni medio problema entre nosotros nunca.

-Ahora que has probado el teatro, ¿con qué te quedas, con la televisión?

-Siempre me ha gustado mucho la televisión y su manera de trabajar. El teatro me parece más paliza, a pesar de ser menos tiempo. La televisión se hace más amena. El teatro es muy duro, aunque no lo parezca, se gasta mucha energía. Me gustaría alternar, con tiempo para recuperarse (risas).

-¿Comenzaste muy joven. ¿Es difícil mantener la calma ante la fama?

-Para mí no es difícil mantener la calma. Siempre hay momentos, gente maleducada. De donde salí, que fue fenómeno fan, vivimos un momento histérico. Ahora te viene la nostalgia de  Compañeros . Ahora todo es más calmado. También va con la personalidad. Yo, para eso, no tengo ningún problema. No contesto mal porque si no, no te dediques a esto. Este trabajo conlleva eso.

-Comenzaste en  Compañeros , que fue un gran éxito. Cuando acabó, ¿sentiste presión por mantener el éxito alcanzado?

-Siempre lo hemos hablado mis compañeros y yo. Estábamos en otro momento. Fue la primera serie de fenómeno fan. Ahora hay muchos programas en los que la gente es más consciente de que puede pasar. Yo quería trabajar y estuve tiempo sin trabajar, cuando me dediqué a estudiar dirección de cine. Tenías otras cosas en la cabeza. No éramos conscientes. Lo vivimos como una experiencia pero lo que queríamos era pasárnoslo bien y trabajar.

-¿Cómo fue la experiencia?

-Siempre he dicho que me hizo mucha gracia porque con catorce años, era muy fan de Robbie Williams. Me hacía gracia verme al otro lado, me emocionaba mucho. Lo recuerdo con mucho cariño.

-Te has preparado para ser directora de cine. ¿Piensas retomarlo?

-Dirigí un cortometraje el verano pasado. Lo estoy mandando a festivales. El otro día hice el primer paso para el equipo. Voy a estar pendiente del corto este año. Tengo que descansar un poco. He estado muchos meses con él. Ahora me toca enviarlo. De momento, quiero descansar.

-Perteneces a una familia de actores y humoristas. ¿Es una obligación ser actriz?

-Ser actriz no es una obligación, se lleva en la sangre. Desde pequeña, me he sentido atraída por sacar lo que uno lleva dentro. Desgraciadamente, no todo el mundo trabaja en la vocación. No todo el mundo tiene esa suerte de trabajar en lo que uno es. No sabía bien qué era: he bailado... Tienes arte que tienes que sacar. Son trocitos de arte que tienes que sacar. De toda la mezcla, descubrí que me gustaba interpretar. Lo he sabido desde pequeña.

-¿Qué opinaron tus padres?

-Me pilló en COU. El momento de hacer Selectividad fue crítico. Como iba para un capítulo, no era fija, me dijeron que sí. Me siguieron llamando y se empezaron a poner nerviosos. Como funcionaba, me dijeron que hiciera Selectividad. Estudié dos años de Periodismo que dejé para estudiar interpretación, que era lo que realmente me gustaba. Vieron que me había hecho un camino y, ante eso, no pueden hacer nada.

-¿Cómo compaginaste los estudios con la serie?

-Es difícil. Ha habido gente que ha hecho la carrera siendo protagonistas en una serie. Les admiro muchísimo. También estaba haciendo una carrera que no me terminaba de gustar. Mis clases de interpretación sí que las seguía. Si te gusta mucho lo que estudias, lo terminas. No me acaba de convencer. No lo recuerdo tan difícil, recuerdo peor la carrera porque no me gustaba.

-¿Ayuda o pesa pertenecer a la familia Aragón?

-Ni ayuda, ni pesa. Lo separo. Es mi familia, pero yo tengo mi carrera. Mi familia, ni me hace hueco ni me lo quita. Simplemente, es mi familia y sigo mi carrera. Tengo un primo, que ha sacado un disco y mi familia no tiene nada que ver. A veces es más difícil, pero no nos metemos en lo que hacemos cada uno. Opinan, pero no se meten.

-Durante todos estos años te hemos visto en diferentes series. ¿Crees que has tenido suerte en no tener tantos parones?

-He tenido un parón de casi tres años. No he tenido un año que no he hecho nada. Me refiero a un trabajo estable. Para mí, fue necesario. Siempre estás preocupado, pero fue necesario parar y decidir. El parón te hace madurar. De todo hay que sacar el lado bueno. Me metí en dirección. Para mí, me llenaba en ese momento, mientras me cogieron en  SMS , cuando terminé dirección. El parón profesional lo he tenido. He tenido momentos de vértigo, pero lo seguía llenando, por lo que no me sentía parada del todo.

-¿Te ves dentro de unos años en esto?

-Sí, espero.

-¿Próximo proyectos?

-Este año, lo tengo cubierto con teatro y con el cortometraje, que es suficiente. Estamos a principios de año. Si salen más cosas, pues perfecto.

-¿Cómo te gustaría encaminar tu carrera, hacia la interpretación?

-Me veo siempre como actriz que dirige, codirige, que tiene una idea para un largo y la produce. En el fondo, me gustaría producir. Los actores, lo que al final quieren, es producir proyectos bonitos que les gusten. Queremos que salgan nuevos directores. Siempre siguiendo como mi carrera de actriz.

Cargando el vídeo....



CHANCE IMÁGENES