Cómo poder comer como la Reina Letizia

Reina Letizia cuerpo muy notificado
RAUL_TERREL/REINA LETIZIA CUERPO MUY NOTIFICADO
Publicado 31/08/2018 7:59:35CET

MADRID, 31 Ago. (CHANCE) -

Estos días os hemos hablado queridos chanceros, de la dieta macrobiótica de la que tanto se ha hablado que la Reina Letizia seguiría y tan de moda ahora aunque tiene 100 ya casi años en Japón. Ella no es la única que cuida su forma de comer y la de su familia, ya que de hecho Michelle Obama -ahora en Mallorca- también se ha interesado mucho y fue la precursora de una gran campaña en Estados Unidos para concienciar en llevar una buena y sana alimentación. Así, no se nos olvidará como la mujer de Obama y la mujer del Rey Felipe VI, paseaban las dos por el huerto ecológico de la Casa Blanca, siendo ella primera dama.

Una de las últimas apariciones de la Reina Letizia fue en Palma de Mallorca donde junto con sus hijas y la Reina Sofía, durante su visita por el mercado también compraron en una zona de estos productos tan naturales.

En nuestro anterior artículo os contábamos en qué está fundamentada, como beneficiaría al cuerpo humano tanto por dentro como por fuera y como por ello, ayuda tanto a tener más energía y vitalidad, a que la piel tenga mejor aspecto y ayuda a prevenir enfermedades crónicas.

Antes de adentrarnos en qué alimentos son claves en la alimentación macrobiótica, debemos saber que todo está fundamentado en el yin y en el yang, a nivel sexo (masculino y femenino), a nivel persona ya que una persona puede estar más yin que yang ya sea por situación personal, estrés, según de lo que se alimente, en cuanto a los alimentos que también son más yin y yang.... ¡Un poco de lío al principio!, ¿verdad? Y también es muy importante el tipo de cocción según la estación del año en la que nos encontremos y tomar un yin y un yang de buena calidad.

"Lo primero que se hace cuando una persona llega a consulta es preguntarle qué come para saber las carencias que uno tiene. En esta dieta son fundamentales las algas -que nunca faltan-, unos frutos secos, las semillas, germinados y fermentos como el miso. Y se trata de ser flexibles no de llevar una dieta macrobiótica estricta", explica María José Arce, consultora macrobiótica en los centros de estética Carmen Navarro.

SETAS, ZANAHORIA Y NABO, ALIMENTOS REYES EN LA MACROBIÓTICA

P: Cuando uno come así, ¿realmente nota la energía?

MJA: Sí. Nabo, soja, zanahoria... siempre se está buscando la energía y el no descuidar los órganos.

Las setas también es otro alimento rey de la macrobiótica porque te elimina lo que es el huevo, o la flema esa parte de la proteína que se queda enquistado y que el cuerpo no es capaz de deshacerse de ello. La macrobiótica te mantiene nutrido y limpio.

LAS ALGAS EN LA ALIMENTACIÓN, IMPORTÁNTISIMAS

P: ¿Por qué son tan importantes las algas?

MJA: Las algas son tan fundamentales porque en Japón, Osawa, no había terreno para que crecieran los brócolis ni otras verduras y comenzaron a comer la verdura del mar. Son el alimento que nuestro cuerpo reconoce según lo estás metiendo en la boca, es una carga de vitaminas y minerales potentísima. Tomarse una pastilla de vitamina C supone que el cuerpo absorba un 10 o un 20 % de esa vitamina, mientras que si se toma un alga, te reconoce el 99 %. El alga aparte de remineralizar el cuerpo, los riñones.

En Europa tiramos mucho de la energía de los riñones debido al estrés, el trabajo, el tráfico. Las glándulas de los riñones están preparadas para equilibrar esos momentos de estrés, donde la adrenalina está a tope y limpia las arterias pero llega un punto en el que se agotan y de hecho, se habla del agotamiento del ejecutivo.

EN MACROBIÓTICA SE DEBEN TOMAR LOS ALIMENTOS DE TEMPORADA

P: ¿Qué alimentos debemos tomar en invierno?

Lo que te ofrece la tierra. Mucha raíz, zanahoria, chiribía, todo lo que penetra en la tierra. Legumbres como el garbanzo, lentejas, judías, soja... No se trata de elegir alimentos raros si no en la forma de cocinarlos porque según como se cocine se transforma.

En invierno me puedo hacer una arroz integral o unos garbanzos con cebolla con semillas de sésamo complementado con un poquito de verde o calabaza.

En otoño e invierno una crema de calabaza con zanahoria es estupenda para tener una gran calidad energética y para los diabéticos más, ya que el cuerpo lo que necesita es azúcares de larga cadena para que esté bien surtido de esa energía que necesitas. No es lo mismo que tomar un donuts por la mañana, porque tienes un subidón de azúcar importante y luego baja de repente y el páncreas sufre un barbaridad. Los azúcares de cadena rápida no aportan y lo peor que hay es la mezcla de las harinas horneadas con el dulce y de eso está el mercado lleno. Le has puesto a tu cuerpo el veneno para todo el día.

MACROBIÓTICA: DESAYUNO PARA GOLOSOS, UNA MELAZA

P: ¿Qué podemos tomar los que somos muy golosos?

MJA: Las melazas. La melaza se puede hacer de la calabaza o del arroz y es una cocción muy larga, muy larga, de donde se extrae el azúcar del alimento. Eso sí que es una cadena larga, y por la mañana te puedes hacer una tostada de melaza, con un chorrito de aceite y tienes la energía que necesitas para todo el día, y luego unos poquitos de frutos secos tienes los omegas y te regulas el sistema nervioso. Ahora es fácil hasta comprarla hecha, la hay de cebada y de arroz.

P: ¿Y la miel?

MJA: La miel es un buen alimento pero se le considera bastante ácido como los dulces y entonces nos produce una adificación del cuerpo que es lo que la macrobiótica intenta evitar, porque acaba produciéndose una inflamación de los órganos y se producen las enfermedades crónicas, que no son graves pero no tienen por qué estar ahí como la hipertensión, diabetes, tiroides prostatitis que se da por una mala alimentación, por el tabaco,...

Con la alimentación macrobiótica se persigue estar alcalinos el mayor tiempo posible. Pero sí que hay alimentos ácidos como las legumbres pero a su vez tiene el equilibrio y en este caso se contrarrestaría con las algas. Y la proteína de una legumbre es mucho mejor que la de un cerdo o de una vaca. Yo no me voy a meter en si es buena mala o una carne, pero lo que provoca esa carne es que el cuerpo tarda 48 horas en procesarla para que el cuerpo contrarrestre la acidez".

EL MISO, LOS GERMINADOS Y LAS SEMILLAS, FUENTE DE BACTERIAS VIVAS, VITAMINAS Y MINERALES

P: Suena a cocina mediterránea, ¿qué diferencia hay?

MJA: La macrobiótica está muy occidentalizada. La comida es muy cultural y es difícil cambiar esos patrones alimenticios. La diferencia estriba en la alimentación viva: los fermentos, los germinados, los pickles que son encurtidos macerados no con vinagre si no con sal. El miso es un fermento de soja, de cebada, de arroz o mezclados se hacen de bacterias vivas que son buenas para el intestino delgado ya que el sistema inmunológico está centrado en el intestino delgado, es el segundo cerebro. Es el que le dice al cerebro "necesito que me surtas de...", hay comunicación directa entre ambos y entre el corazón y el cerebro. Está todo comunicado.

P: ¿Es como si fuera la pastilla de caldo?

MJA: Muy bueno el ejemplo. El miso es una pasta en el que hay bacterias vivas buenas al que se le puede echar puerros, setas, tofu. Te aporta sabor al guiso.

Los germinados son el brote que está empezando a salir. Si un alimento tiene un 10 por ciento de X vitaminas en un brote se multiplica por 400 para entendernos. Por eso nos interesa lo vivo en nuestro cuerpo porque es lo que más calidad nos va a aportar.

Las semillas son interesantes por lo mineralizadas que están. El sésamo depende del color por ejemplo, el blanco, como las judías blancas inciden más en el aparato respiratorio. Las azukis negras o moradas, como las verduras de hoja negra inciden más en el aparato reproductor y riñones, y huesos. En general, los minerales, en los huesos.

Los azukis son unas judías que crecen en un terreno muy mineralizado. Una semilla de azuki en un terreno normal, no crece.

Las lentejas rojas son un alimento muy de primavera, por su color, porque es más pequeña, es muy digestiva y muy ligera, que en 10 minutos están hechas por lo que no te aportan ese calor que necesitas en invierno y se hacen con verdura de temporada.

FRUTAS Y VERDURAS NARANAJAS Y LAS VERDURAS REDONDAS, EL ESTÓMAGO, BAZO Y PANCREAS

Las frutas y verduras de color naranja, como zanahoria y calabaza inciden más en el aparato digestivo, bazo y páncreas. De igual manera las verduras redondas como la col, cebolla, calabaza. Esta curiosidad para los que los desconocen, se debe a que se asemeja a que la tierra es redonda. Tiene esa energía, es el elemento tierra, y la tierra es el estómago, bazo, pancreas.

Un remedio que se da para las personas que tienen un cuadro de estrés muy intenso y tienen el riñón muy tenso es caldo de verduras dulces como cebolla que es muy interesante, y calabaza. Lo bueno es hervir todos los ingredientes, escaldarlo y beberlo. Esa verdura se puede saltear, o comerse con aceite y limón.

Si las verduras redondas están asociadas al aparato digestivo, apio, judías verdes, el puerro, lo están al hígado y la vesícula; aunque lo tengamos todo el año es muy de primavera, lo que hace es como la primavera, brotar, son alargados y hacia arriba-.

P: Se trabaja con la teoría de los cinco elementos de la medicina china.

MJA: Son analogías: Madera, vesícula e hígado. Tierra, que es más el otoño, estómago, bazo y páncreas. Invierno: pulmón e intestino grueso. Es el metal y se trabajan por pares. El verano es el agua que son los riñones.

DOS TIPOS DE COCCIÓN EN LA MACROBIÓTICA CHINA: NISHIME Y KIMPIRA ¿POR QUÉ?

P: ¿Qué diferencia hay en los tipos de cocción?

MJA: Hay dos tipos de cocción muy importantes y muy medicinales, que son nishime y kimpira que se suele hacer con verduras. El nishime se suele hacer con verduras dulces y redondas; es como un estofado largo y concentrado y lleva una base de alga kombu y es muy medicinal para todo el mundo.

Y en primavera, la kimpira que lleva menos hervor, menos concentración. Lo importante de estos platos es que puedes ir del ying al yang y viceversa dentro de lo que quieras conseguir.

Contador