LÍO, el showbusiness que comenzó en Ibiza y ahora llega a Londres

LÍO
ANA RUÍZ DE VILLOTA (CEDIDA POR LÍO)
Actualizado 21/07/2018 19:03:06 CET

MADRID, 21 Jul. (CHANCE) -

LÍO es un restaurante diferente que comenzó su andadura en 2011 en Ibiza e introdujo el concepto de cena-espectáculo. Una experiencia única donde el fin es la interacción con el público, con un Late Motiv que se desarrolla a lo largo de toda la cena y que además implica al comensal a participar.

El encargado de convertir una cena en algo mágico ha sido Joan García, quién busca un culto del placer en la comida, la bebida, el baile y el espectáculo.

Con capacidad de 550 comensales diarios, el showbusiness ha ido creciendo cada año más y más y han sabido reinventarse. Han sido muchas las caras conocidas que han pasado por la sala: Messi junto a su mujer Antonella, Rafa Nadal, Johnny Depp, Will Smith, Justin Bieber y un largo etcétera.

Lio always the best

Una publicación compartida de Francisco Ferrer Arabi (@francisco_ferrerfr) el

Este concepto ahora abrirá sus puertas en, nada más y nada menos, la capital londinense. El espectáculo se podrá experimentar fuera de nuestras fronteras y es que LÍO LONDON abrirá sus puertas para que más gente se deleite con su gastronomía relevante y sus shows llamativos.

CHANCE: ¿En qué momento se te ocurre crear LÍO?

Joan Gracia: No se me ocurre a mí, si no a Ricardo Urgell. Él tenía la idea de hacer un restaurante cabaret y quería asociarse con el Cirque du Soleil, pero no se atrevió y me lo preguntó. Tardé seis segundos en decirle que sí. El primer año fue una sorpresa para la gente de Ibiza y de todo el mundo al ser una situación nueva donde la gente cenaba muy bien y el público terminaba siendo artista.

CH: ¿Qué es lo mejor del show de LÍO?

JG: Tenemos buenos artistas, pero lo mejor es la interacción.

CH: Me ha parecido de una elegancia absoluta cuando los bailarines se llevan a la chicas de algunos números en brazos.

JG: Se lo merecen.

CH: Los artistas hablan de ti maravillas.

JG: Ellos me enseñan todos los días. El material lo tienen ellos. Yo sé ver en ellos lo que tienen. De hecho hay cuatro números cómicos de gente que no sabían que tenían una vena humorística. Hay mucha creación en todos ellos, de creación colectiva. En mi casa siempre se ha escuchado música, además de cabarets y musicales. De hecho, con Tricicle también hemos hecho zarzuelas y algún que otro musical. Cuando Ricardo me propuso esto, traje a un elenco de gente que había trabajado conmigo ya anteriormente.

CH: ¿Cómo ves que ha evolucionado el teatro, los espectáculo? ¿Hay más crisis en el sector?

JG: El mundo del espectáculo siempre ha estado en crisis. Pero las crisis son creativas. Surgirá algo nuevo. Yo siempre he pensado que un espectáculo bueno no está en crisis y si ves un teatro bueno lleno es lo más maravilloso del mundo.

CH: Y si no que se lo digan a LÍO, ¿no?

JG: Eso.

CH: ¿Tienes respeto a que os copien?

JG: Yo vengo de Tricicle y nos hemos visto completamente fusilados hasta en publicidad y eso que suelen ser creativos. Lío ha creado el dinner show, lo digo con toda la tranquilidad. En Barcelona hay cuatro y en Madrid tres, donde primero son cenas y luego empieza el espectáculo. Aquí, sin embargo lo que hemos hecho ha sido meterlo desde la cena, y sobre todo, la novedad es la interacción del público con los cantantes.

La idea original era haberlo hecho a través de Ipad, y que tu pudieras ver tu carta, lo que llevas gastado, que pudieras interactuar con ellos, en definitiva todo lo que se puede hacer con una tablet. Y entre las ideas, una de ellas era poner un fondo musical y que un cantante viniera a cantarte, pero me quitaron la idea porque era muy caro y entonces pensé: "¿Cómo puede cantar un cantante algo a los clientes?". Y pensé en ellos.

También tuvimos la idea del flashmoob cuando vimos que era un formato de baile distinto que se hacía en estaciones de trenes o aeropuertos en la que una cuadrilla de gente empezaba a bailar y el resto de la gente eran mirones. Entonces pensé: "¿Cómo puedo hacer que la gente se aprenda una coreografía?". Mi propósito fue que todo el restaurante se aprendiese la coreografía. Las chicas irían mesa por mesa enseñando el baile y además lo haría sucediendo era coreografía para que todo el mundo se la supiese después de repetirla muchas veces.

CH: ¿Quién está detrás de los vestuarios y de los maquillajes?

J.G: Un equipo muy bueno de maquillaje, vestuario y diseño. La elección del vestuario la llevan a cabo dos personas y uno de ellos ha sido el encargado de poner los vestidos en tantos musicales de renombre como Cabaret en Madrid o la Familia Addams, con las instrucciones que nosotros le damos. Los coreógrafos de este espectáculo son cuatro: Paul Chamorro, que además es mi asistente y codirector, Gimna Arias, Mar Canadell y Fran Eliu. Al ser muchos tenemos gran diversidad de coreografías. Los maravillosos peinados corren a cargo de Susana Rodríguez y el maquillaje corre a cargo de los propios artistas.

CH: ¿Cómo os sentís al ser unos de los precursores de la ganadora de Eurovision?

J.G: Yo quería hacer un número de gallinas que eran perseguidas por un cocinero y había elegido la canción de Jennifer López, Ain't your Mama. De pronto llegó una de las chicas y nos enseñó un vídeo de una canción que pegaba más para el número al ir también sobre gallinas. Después nos enteramos que la chica que cantaba era aspirante a Eurovision y teníamos unas ganas tremendas de que ganase por haber estrenado el baile antes del certamen y ver que eran muy parecidos.

CH: ¿Ves más Líos fuera de Ibiza?

J.G: Sí. Esta es la pretensión de los nuevos propietarios, de que exista una expansión muy importante. Hemos tenido muchas pruebas, justo estuvimos hace años en Barcelona durante unas navidades y todo funciono de maravilla. Hemos estado en Nueva York en una fiesta privada pero montada como aquí. También en San Petersburgo, Hamburgo, Londres... En fiestas y todo ha funcionado de maravilla. Lo que pasa es que como son sitios no fijos nos tenemos que adaptar a distintas cosas.

CH: Leí que había como un proyecto que se había quedado como más parado que era en Miami...

J.G: Hubo un proyecto hace 4 años en Miami, pero ahora en estos momentos es un punto donde no hay futuro en LÍO.

CH: ¿Y en Barcelona o en Madrid ves público para todos los días o se perdería un poco la esencia?

J.G: No. Habría público pero con un poder adquisitivo menor. Por una simple razón, porque la gente viene a Ibiza para divertirse. Entonces, el que tiene mucho dinero se lo gasta y el que tiene poco lo ahorra para gastárselo. Eso es así. Por lo que en Madrid tú puedes ir un fin de semana salir a gastar pero no es como en la isla. Aquí la gente no va a gastar sino más bien a divertirse y eso tiene una connotación, que es gastar.

CH: ¿Puedes conciliar vida familiar con el trabajo y todo?

J.G: Sí. Mi mujer y mis hijas están aquí. Es más fácil Lío que Tricicle. Porque Lío esta aquí pero Tricicle está en Gijón, Cáceres, Las Palmas... Además se trasladan todas conmigo.

CH: ¿Cómo se llaman tus hijas y a qué se dedican?

J.G: Se llaman Carlota y Julietta. Una tiene 23 años y se ha licenciado en gestión hotelera y turismo, aunque hace joyas. La otra estudia diseño de interiores en 3D, pero creo que acabará siendo artista.

CH: Al final quien sigue tus pasos es tu mujer. Una fan incondicional de Tricicle es Eugenia Martínez de Irujo. ¿Cómo se lleva qué sea tan seguidora de vuestro showbusiness?

J.G: Tenemos muy buenos contactos y buen público. Hacemos un humor que le gusta a todo el mundo y tenemos entre nuestros seguidores a Eugenia pero te podría decir muchos más. Por ejemplo, hace dos días estuvo cenando Mar Flores.

CH: ¿Y alguien qué te gustaría que viniese a veros?

J.G: No sé decirte pero quien me hizo mucha ilusión cuando vino por aquí el gran Paul McCartney o Johnny Depp... Y sobre todo me encantó Anne Hathaway, que vino con Valentino. Ella disfrutó mucho con el show e interactuó con el presentador. Han venido famosos que han querido estar escondidos pero ella estuvo espectacular.

CH: ¿Y qué otros recuerdos especiales tienes de LÍO?

J.G: No puedo elegir uno en concreto. Cada noche es maravillosa y especial.