Un campo magnético protector hizo posible la vida en la Tierra

 

Un campo magnético protector hizo posible la vida en la Tierra

Estrella como el sol joven y planeta con campo magnético
M. WEISS/CFA
Actualizado 16/03/2016 17:52:35 CET

   MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio de la estrella Kappa Ceti, similar al joven Sol, muestra que un campo magnético protector jugó un papel clave en la fabricación de un planeta Tierra apto para la vida.

   Hace casi 4.000 millones de años, la vida surgió en la Tierra. La vida apareció porque nuestro planeta tenía una superficie rocosa, agua líquida y una atmósfera de recubrimiento. Pero la vida prosperó gracias a otro ingrediente necesario: la presencia de un campo magnético de protección.

   "Para ser habitable, un planeta necesita calor, agua, y necesita ser protegido de un joven y violento Sol", dice el autor principal José-Dias do Nascimento, del Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica (CfA) y la Universidad de Río G . do Norte (UFRN), Brasil.

   Kappa Ceti, ubicada a 30 años luz de distancia en la constelación de Cetus, es notablemente similar a nuestro Sol pero más joven. El equipo le calcula una edad de sólo 400-600 millones de años, lo que concuerda con la edad estimada a partir de su período de rotación. Esta edad se corresponde aproximadamente con el momento en que apareció la vida en la Tierra. Como resultado, el estudio de Kappa Ceti nos puede dar una visión de la historia temprana de nuestro sistema solar.

   Al igual que otras estrellas de su edad, Kappa Ceti es muy activa magnéticamente. Su superficie está manchada con muchas manchas solares gigantes, como las manchas solares, pero más grandes y más numerosas. También impulsa un flujo constante de plasma o gas ionizado, hacia el espacio. El equipo de investigación encontró que este viento estelar es 50 veces más fuerte que el viento solar de nuestro sol.

   Un viento estelar tan feroz estropearía la atmósfera de cualquier planeta en la zona habitable, a menos que el planeta estuviera protegido por un campo magnético. En el otro extremo, un planeta sin un campo magnético podría perder gran parte de su atmósfera. En nuestro sistema solar, el planeta Marte sufrió este destino y pasó de ser un mundo suficientemente caliente para sus océanos salobres a un desierto frío y seco.

   El equipo modeló el fuerte viento estelar de la estrella kappa Ceti y su efecto en una joven Tierra. Se esperaba que el campo magnético de la Tierra primitiva hubiera sido casi tan fuerte como lo es hoy, o ligeramente más débil. Dependiendo de la fuerza asumida, los investigadores encontraron que la región protegida --o magnetosfera resultante-- de la Tierra sería de alrededor de un tercio a la mitad de grande respecto a lo que es hoy.

   "La Tierra primitiva no tenía tanta protección como ahora, pero tenía suficiente", dice Do Nascimento.

   Kappa Ceti también muestra indicios de enormes erupciones que liberan 10 a 100 millones de veces más energía que las más grandes llamaradas jamás observadas en nuestro sol. Estas llamaradas tan enérgicas pueden despojar de atmósfera a un planeta. Mediante el estudio de la kappa Ceti, los investigadores esperan aprender con qué frecuencia se produce ese fenómeno y, por lo tanto, la frecuencia con que nuestro Sol podría haberlo registrado en su juventud.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies