Un cuásar que expele plasma ilustra el origen de las primeras galaxias

Concepto artístico del quásar descubierto
ROBIN DIENEL/CARNEGIE INSTITUTION FOR SCIENCE.
Actualizado 09/07/2018 18:41:09 CET

   MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Astrónomos han descubierto un cuásar con la emisión de radio más brillante jamás observada en el universo temprano, debido a que arrojaba un chorro de material que se movía extremadamente rápido.

   El hallazgo de un equipo liderado por Eduardo Bañados, de la Carnegie Institution, fue seguido por Emmanuel Momjian del National Radio Astronomy Observatory, lo que permitió al equipo ver con un detalle sin precedentes el lanzamiento del chorro desde un quásar que se formó dentro de los primeros mil millones de años de existencia del universo.

   Los hallazgos, publicados en dos artículos en The Astrophysical Journal, permitirán a los astrónomos explorar mejor la juventud del universo durante un período importante de transición a su estado actual.

   Los cuásares se componen de enormes agujeros negros que acrecen materia en el centro de las galaxias masivas. Este cuásar recientemente descubierto, llamado PSO J352.4034-15.3373, es uno de una clase rara que no solo traga materia en el agujero negro sino que también emite un chorro de plasma que viaja a velocidades cercanas a las de la luz.

   Este chorro lo hace extremadamente brillante en las frecuencias detectadas por los radiotelescopios. Aunque los cuásares fueron identificados hace más de 50 años por sus fuertes emisiones de radio, ahora sabemos que solo alrededor del 10 por ciento de ellos son emisores de radio potentes.

   Lo que es más, esta luz de cuásar recién descubierta ha recorrido casi 13.000 de los 13.700 millones de años del universo para llegar hasta nosotros aquí en la Tierra. P352-15 es el primer cuásar con clara evidencia de los chorros de radio vistos en los primeros mil millones de años de la historia del universo.

   "Hay una escasez de fuertes emisores de radio conocidos de la juventud del universo y este es el cuásar de radio más brillante en esa época en un orden de magnitud", dijo Bañados en un comunicado.

   "Esta es la imagen más detallada hasta ahora de una galaxia tan brillante a esta gran distancia", agregó Momjian.

   El Big Bang comenzó el universo como una sopa caliente de partículas extremadamente energéticas que se expandían rápidamente. A medida que se expandió, se enfrió y se fusionó en gas de hidrógeno neutro, que dejó el universo oscuro, sin ninguna fuente luminosa, hasta que la gravedad condensó la materia en las primeras estrellas y galaxias. Aproximadamente 800 millones de años después del Big Bang, la energía liberada por estas primeras galaxias provocó que el hidrógeno neutro que se dispersó por el universo se excitara y perdiera un electrón, o ionizara, un estado en el que el gas ha permanecido desde ese momento.

   Es muy raro encontrar quásares que emitan chorros de radio como este del período inmediatamente posterior al encendido de las luces del universo.

   "El chorro de este cuásar podría servir como una importante herramienta de calibración para ayudar a los proyectos futuros a penetrar la edad oscura y quizás revelar cómo nacieron las primeras galaxias", concluyó Bañados.

Contador