Una onda expansiva de supernova provocó el Sistema Solar: más pruebas

 

Una onda expansiva de supernova provocó el Sistema Solar: más pruebas

Contador
Onda de choque de supernova
CARNEGIE
Actualizado 03/08/2017 18:14:57 CET

   MADRID, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Nuevas evidencias apoyan la teoría de que la formación de nuestro sistema solar fue provocada por una onda de choque de una supernova explosiva.

   La onda de choque inyectó material de la explosión de la estrella en una nube vecina de polvo y gas, haciendo que se derrumbara sobre sí misma y formara el Sol y sus planetas circundantes.

   Según el nuevo estudio de Alan Boss, de Carnegie Instrituion for Sciencia, esa onda de choque modeló la formación del Sistema Solar más allá del colapso inicial de la nube y en las etapas intermedias de la formación estelar. Es publicado por el Astrophysical Journal.

   Una limitación muy importante para las teorías de prueba de la formación del Sistema Solar es la química del meteorito. Los meteoritos conservan un registro de los elementos, isótopos y compuestos que existían en los primeros días del sistema. Un tipo, denominado condritas carbonosas, incluye algunas de las muestras más primitivas conocidas.

   Un componente interesante de las condritas es algo llamado isótopos radiactivos de corta vida. Los isótopos son versiones de elementos con el mismo número de protones, pero un número diferente de neutrones. A veces, como es el caso de los isótopos radiactivos, el número de neutrones presentes en el núcleo puede hacer que el isótopo sea inestable. Para ganar estabilidad, el isótopo libera partículas energéticas, que alteran su número de protones y neutrones, transmutándolo en otro elemento.

   Algunos isótopos que existían cuando el Sistema Solar se formó son radiactivos y tienen tasas de desintegración que los hizo extinguirse entre decenas y cientos de millones de años. El hecho de que estos isótopos todavía existieran cuando se formaron condritas se demuestra por la abundancia de sus productos de decaimiento estable -también llamados isótopos hijas- encontrados en algunas condritas primitivas.

   Medir la cantidad de estos isótopos hijas puede decir a los científicos cuándo, y posiblemente cómo, se formaron las condritas.

   Un análisis reciente de las condritas por Myriam Telus de Carnegie se refería al hierro-60, un isótopo radioactivo de corta vida que se desintegra en níquel-60. Sólo se crea en cantidades significativas por las reacciones nucleares dentro de ciertos tipos de estrellas, incluidas las supernovas o lo que se conoce como estrellas de la rama gigante asintótica (AGB).

   Debido a que todo el hierro-60 de la formación del Sistema Solar ha decaído desde hace mucho tiempo, la investigación de Telus, publicada en Geochimica et Cosmochimica Acta, se centró en su producto hija, el níquel-60. La cantidad de níquel-60 que se encuentra en las muestras de meteoritos -particularmente en comparación con la cantidad de hierro "normal" 56- puede indicar cuánto hierro-60 estaba presente cuando se formó el cuerpo principal más grande del que se rompió el meteorito.

   No hay muchas opciones de cómo un exceso de hierro-60 -que más tarde se descompone en níquel-60- podría haber entrado en un primitivo objeto del Sistema Solar en primer lugar; uno de ellos es una supernova.

   Aunque su investigación no encontró un "arma humeante", demostrando definitivamente que los isótopos radiactivos fueran inyectados por una onda de choque, Telus demostró que la cantidad de Fe-60 presente en el Sistema Solar temprano es consistente con un origen de la supernova.

   Tomando en cuenta esta última investigación meteorítica, Boss volvió a revisar sus modelos anteriores de colapso de nubes de ondas de choque, extendiendo sus modelos computacionales más allá del colapso inicial y hacia las etapas intermedias de la formación estelar, cuando se estaba creando al Sol, un importante paso adelante en la vinculación de modelos de origen del Sistema Solar y el análisis de muestras de meteoritos.

   "Mis hallazgos indican que una onda de choque de supernova sigue siendo la historia de origen más plausible para explicar los isótopos radioactivos de corta vida en nuestro Sistema Solar", dijo Boss en un comunicado.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies