El VLT se convierte en el telescopio óptico más grande del mundo

El instrumento ESPRESSO ve su primera luz con las cuatro unidades de telescopio
ESO/L. CALÇADA
Actualizado 13/02/2018 17:33:51 CET

   MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO) ha funcionado, por primera vez, como un telescopio de 16 metros, gracias al instrumento cazaplanetas ESPRESSO.

   Este nuevo dispositivo ha utilizado por primera vez la luz combinada de los cuatro telescopios de 8,2 metros del VLT. De este modo, el VLT se convierte, en términos de área colectora de luz, en el telescopio óptico más grande del mundo.

   Uno de los objetivos del diseño original del VLT, en Chile, era hacer que sus cuatro unidades de telescopio (UTs) trabajaran juntas para crear un solo telescopio gigante. Con la primera luz del espectrógrafo ESPRESSO, que ha utilizado el modo cuatro-unidades-de-telescopio del VLT, se ha alcanzado este hito.

   Después de intensos preparativos por parte del consorcio ESPRESSO (liderado por el Observatorio Astronómico de la Universidad de Ginebra, con la participación de centros de investigación de Italia, Portugal, España y Suiza) y el personal de ESO, el director general de ESO, Xavier Barcons, inició estas históricas observaciones astronómicas apretando un botón en la sala de control.

   El científico del instrumento ESPRESSO, Gaspare Lo Curto, explica la importancia histórica de este acontecimiento: "ESO ha hecho realidad un sueño que se remonta a la época en la que el VLT fue concebido, en la década de 1980: ¡combinar la luz de las cuatro unidades de telescopio en Cerro Paranal para enviar la luz a un único instrumento!".

   Dos de los principales objetivos científicos de ESPRESSO son el descubrimiento y la caracterización de planetas similares a la Tierra y la búsqueda de la posible variabilidad de las constantes fundamentales de la física. Los experimentos de este último campo en particular, requieren de la observación de cuásares distantes y débiles, y este objetivo científico será el que más se beneficie de la combinación de la luz de las cuatro unidades de telescopio en ESPRESSO. Ambos dependen de una estabilidad del instrumento extremadamente alta y de una fuente de luz de referencia sumamente estable.

SE HABILITÓ UNA ESTRUCTURA SUBTERRÁNEA

   Según informa ESO, hasta ahora no se había implementado esta combinación de luz de las cuatro unidades de telescopio (en lo que se conoce como un "foco incoherente"), debido a la complejidad que esto conlleva. Sin embargo, durante la construcción de los telescopios se había dejado el espacio necesario y, desde el principio, se habilitó la estructura subterránea en la cima de la montaña donde se ubica el VLT.

   Un sistema de espejos, prismas y lentes transmite la luz de cada unidad de telescopio del VLT al espectrógrafo ESPRESSO, a más de 69 metros de distancia. Gracias a esta óptica compleja, ESPRESSO puede recoger la luz de los cuatro telescopios juntos, aumentando su capacidad colectora de luz, o puede recibir, de forma alternativa, la luz de alguna de las unidades de telescopio de forma individual, permitiendo un uso más flexible del tiempo de observación. EXPRESO fue específicamente desarrollado para aprovechar esta infraestructura.

   La luz de las cuatro unidades de telescopio ya se colecta de forma rutinaria en el Interferómetro del VLT para el estudio de detalles muy finos en objetos relativamente brillantes. Pero la interferometría, que combina los rayos "coherentes", no puede explotar el enorme potencial colector de luz de los cuatro telescopios combinados para el estudio de objetos débiles.

   "Este impresionante hito es la culminación del trabajo de muchos años por parte de un gran equipo de ingenieros y científicos", afirma el científico del proyecto Paolo Molaro, que asegura que es "maravilloso ver cómo ESPRESSO trabaja con las cuatro unidades de telescopio". "Estoy deseando ver los emocionantes resultados científicos que están por venir", añade en un comunicado.

   Enviar la luz combinada a un único instrumento dará acceso a los astrónomos a una información nunca antes disponible. Esta nueva instalación marca un antes y un después en la astronomía hecha con espectrógrafos de alta resolución. Hace uso de nuevos conceptos, tales como calibración de longitud de onda con la ayuda de un peine de frecuencia láser, proporcionando una precisión y una repetibilidad sin precedentes, a lo que ahora se suma el poder unir la capacidad colectora de luz de las cuatro unidades de telescopio.

   "Ahora, con ESPRESSO trabajando con las cuatro unidades de telescopio, tenemos una muestra anticipada de lo que podrá ofrecernos, en pocos años, la próxima generación de telescopios como el Extremely Large Telescope de ESO", concluye el director general de ESO, Xavier Barcons.