Asocian eventos de tiempo extremo con atascos en la corriente en chorro

Corriente en chorro del Hemisferio Norte
NASA'S GODDARD SPACE FLIGHT CENTER
Publicado 25/05/2018 11:16:03CET

   MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

   Un patrón meteorológico misterioso de la corriente en chorro, el flujo de aire que rodea el hemisferio norte, produce atascos de circulación que alteran el clima, incluso de forma mortal.

   Al igual que las autopistas, la corriente en chorro tiene una capacidad, según los autores, y cuando se supera, se forman bloqueos que son notablemente similares a los atascos de tráfico, y los pronosticadores del clima pueden usar los mismos cálculos para modelarlos.

   La mortal ola de calor europea de 2003, la sequía de California (Estados Unidos) en 2014 y el vaivén de la supertormenta Sandy en 2012 sorprendieron a los pronosticadores: todos fueron causados por un fenómeno meteorológico conocido como "bloqueo", en el que la corriente en chorro serpenteaba impidiendo que los sistemas meteorológicos se movieran hacia el este.

   Los científicos lo han sabido durante décadas. Casi siempre han sabido de la corriente en chorro (descubierta por primera vez por el meteorólogo pionero Carl-Gustaf Rossby, de la Universidad de Chicago), pero nadie tuvo una buena explicación de por qué sucede esto.

   "El bloqueo es notoriamente difícil de predecir, en gran parte porque no había una teoría convincente sobre cuándo se forma y por qué", reconoce en un comunicado el coautor del estudio Noboru Nakamura, profesor del Departamento de Ciencias Geofísicas. Nakamura y el estudiante graduado Clare S.Y. Huang estaba estudiando la corriente en chorro, tratando de determinar un conjunto claro de mediciones del bloqueo con el fin de analizar mejor el fenómeno.

SERPENTEO DE LA CORRIENTE EN CHORRO

   Una de sus nuevas métricas era un término que medía el serpenteo de la corriente en chorro. Repasando las matemáticas, Nakamura se dio cuenta de que la ecuación era casi idéntica a la ideada hace décadas por los ingenieros de transporte que intentaban describir los atascos de tráfico. "Resulta que la corriente en chorro tiene una capacidad de 'tráfico meteorológico', así como la carretera tiene una capacidad de tráfico, y cuando se supera, el bloqueo se manifiesta como congestión", explica Huang.

   Al igual que el tráfico de automóviles, el movimiento se ralentiza cuando convergen múltiples carreteras y la velocidad de la corriente en chorro se reduce debido a la topografía, como las montañas o las costas. El resultado es una teoría simple que no solo reproduce el bloqueo, sino que lo predice, señala Nakamura.

   La explicación podría no mejorar de inmediato las predicciones meteorológicas a corto plazo, dicen los investigadores, pero sin duda ayudará a predecir los patrones a largo plazo, incluyendo qué áreas pueden sufrir más sequías o inundaciones.

   Sus resultados iniciales sugieren que, aunque el cambio climático probablemente aumente el bloqueo haciendo funcionar la corriente en chorro más cerca de su capacidad, habrá diferencias regionales: por ejemplo, el Océano Pacífico podría ver una disminución en el bloqueo durante décadas.

   "Es muy difícil pronosticar cualquier cosa hasta que entiendas por qué está sucediendo, por lo que este modelo mecanicista debería ser extremadamente útil", dice Nakamura. Y el modelo, a diferencia de la ciencia climática más moderna, es computacionalmente simple: "Esta ecuación captura la esencia con un sistema mucho menos complicado", concluye Huang.