China controla emisión de dióxido de azufre, que se desborda en India

Contador
Emisión de SO2 en la India
NASA’S EARTH OBSERVATORY / JESSE ALLEN
Actualizado 15/11/2017 10:43:35 CET

   MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Observaciones por satélite de la NASA revelan que la India se está convirtiendo, si no lo es ya, en primer emisor de dióxido de azufre, que produce lluvia ácida y fomenta el efecto invernadero.

   Aunque China y la India siguen siendo los mayores consumidores de carbón del mundo, una nueva investigación encontró que las emisiones de dióxido de azufre de China cayeron en un 75 por ciento desde 2007, mientras que las emisiones de la India aumentaron en un 50 por ciento.

   "La rápida disminución de las emisiones de dióxido de azufre en China excede las expectativas y proyecciones", dijo en un comunicado el primer autor Can Li, investigador asociado del Centro Interdisciplinario de Ciencia del Sistema Terrestre de la Universidad de Maryland y del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt, Maryland. "Esto sugiere que China está implementando controles de dióxido de azufre más allá de lo que los modeladores del clima han tenido en cuenta".

   El estudio ha sido publicado en la revista Scientific Reports el 9 de noviembre de 2017.

   China e India son los principales consumidores mundiales de carbón, que por lo general contienen hasta un 3 por ciento de azufre. La mayoría de las emisiones de dióxido de azufre de los dos países provienen de centrales eléctricas a carbón y fábricas de carbón. En particular, Pekín sufre graves problemas de turbidez debido a las muchas fábricas de carbón y las centrales eléctricas ubicadas cerca y en contra del viento.

   A partir de la década de 2000, China comenzó a implementar políticas como multar a quienes contaminaban, establecer objetivos de reducción de emisiones y reducir los límites de emisiones. De acuerdo con los resultados del estudio actual, estos esfuerzos están dando sus frutos.

   "Los niveles de dióxido de azufre en China disminuyeron drásticamente a pesar de que el uso de carbón aumentó en aproximadamente un 50 por ciento y la generación de electricidad creció en más del 100 por ciento", explicó Li. "Esto sugiere que gran parte de la reducción proviene del control de las emisiones".

   A pesar del descenso del 75 por ciento en las emisiones de dióxido de azufre de China, el trabajo reciente de otros científicos ha demostrado que la calidad del aire del país sigue siendo deficiente y continúa causando problemas de salud importantes. Esto puede deberse a que el dióxido de azufre solo contribuye al 10 al 20 por ciento de las partículas de aire que causan la neblina, según Li.

   Por el contrario, las emisiones de dióxido de azufre de la India aumentaron en un 50 por ciento en la última década. El país abrió su mayor central eléctrica de carbón en 2012 y todavía tiene que implementar controles de emisiones como China.

   "En este momento, las mayores emisiones de dióxido de azufre de India no están causando tantos problemas de salud o neblina como lo hacen en China porque las mayores fuentes de emisión no están en la zona más densamente poblada de la India", dijo Li. "Sin embargo, a medida que la demanda de electricidad crece en India, el impacto puede empeorar".

   Para generar un perfil preciso de las emisiones en India y China para el estudio actual, los investigadores combinaron los datos de emisiones generados por dos métodos diferentes.

   Primero, los investigadores recolectaron cantidades de emisiones estimadas de los inventarios de la cantidad de fábricas, plantas de energía, automóviles y otros contribuyentes a las emisiones de dióxido de azufre. Estos inventarios, a pesar de ser fuentes de datos importantes, a menudo son incompletos, desactualizados o inexactos en los países en desarrollo. Tampoco pueden dar cuenta de las condiciones cambiantes o las políticas imprevistas.

   La segunda fuente de datos de los investigadores fue el Ozone Monitoring Instrument (OMI) en el satélite Aura de la NASA, que detecta una variedad de contaminantes atmosféricos, incluido el dióxido de azufre. Si bien OMI puede recopilar información actualizada y detectar las fuentes de emisión que faltan en los inventarios, solo puede detectar fuentes de emisión relativamente grandes. Además, las nubes u otras condiciones atmosféricas pueden interferir con sus mediciones.

   Para superar estos desafíos, Li y sus colegas colaboraron con investigadores de Environment and Climate Change Canada para desarrollar mejores algoritmos para cuantificar las emisiones basadas en datos OMI. Además, Russell Dickerson y Zhanqing Li, coautores del estudio, utilizaron un avión meteorológico para medir las concentraciones de dióxido de azufre y otros contaminantes atmosféricos en una de las regiones más contaminadas de China. Estas mediciones se usaron para confirmar que las plantas de carbón estaban limpiando eficientemente el SO2 de sus chimeneas de escape.

   Al combinar el OMI y los datos de inventario, los investigadores generaron una estimación más precisa que cualquiera de las fuentes de datos por sí solas. Los estudios publicados anteriormente, que se basaron en datos de inventario y políticas publicadas, proyectaron que las emisiones de dióxido de azufre de China no caerían a los niveles actuales hasta 2030 como muy pronto.

   "Esos estudios no reflejaban la verdadera situación sobre el terreno", dijo Li. "Nuestro estudio destaca la importancia de utilizar mediciones satelitales para estudiar la calidad del aire, especialmente en regiones donde las condiciones pueden cambiar rápida e inesperadamente".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies