La Estación Espacial albergará un observatorio de aves migratorias

Gansos en migración
THERMOS/WIKIMEDIA
Actualizado 23/02/2018 17:48:50 CET

   MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un experimento único para la monitorización de aves migratorias desde el espacio va a ser puesto a prueba en la Estación Espacial Internacional, resultado de un proyecto ruso-alemán.

   El último carguero ruso Progress transportó al complejo orbital el bloque de antena de ICARUS, "el proyecto técnicamente más avanzado para la observación de animales desde el espacio", explica Johannes Weppler, director de proyectos ICARUS en el Centro Aewroespacial Alemán (DLR).

   Estamos muy contentos de que ICARUS pronto inicie su fase operativa después de varios años de preparación intensiva y de que el hardware requerido para ello esté en el módulo Zvezda en el sector ruso de la estación espacial, añadió en un comunicado. La computadora ya fue transportada a la ISS por un lanzador Soyuz el 14 de octubre de 2017.

   ICARUS tiene la intención de investigar los flujos migratorios globales de los animales; en primer lugar se trata de pequeños animales como pájaros, murciélagos o zorros voladores. Pequeños transmisores, que pesan menos de cinco gramos y se conocen como etiquetas, recopilan información sobre su comportamiento migratorio y lo transmiten a la Estación Espacial.

   "Introducida ésta en una base de datos, el objetivo es ayudar a proteger a los animales, comprender mejor el clima de la Tierra y la propagación de enfermedades, así como ayudar a practicar una agricultura más sostenible", dice Weppler, aclarando el propósito del proyecto. Esto se debe a que los animales, a diferencia de los humanos, a menudo reaccionan mucho antes y tienen una mayor sensibilidad a los cambios en el ambiente.

   La computadora ICARUS en el ISS debe comenzar a operar en abril. Si todo va bien, se espera que el bloque de antena sea instalado en agosto en el exterior del módulo.

   El bloque de antena consta de tres antenas receptoras de hasta dos metros de largo y una antena transmisora. Las antenas receptoras pueden recibir datos de más de 15 millones de transmisores en todo el mundo, en cualquier lugar de la Tierra.

   En la Tierra, las etiquetas adjuntas a los animales recopilan información sobre su comportamiento. Para hacer esto, almacenan coordenadas GPS, aceleración y datos ambientales. Para ahorrar energía y, por lo tanto, prolongar su vida útil operativa, los módulos de transmisión y recepción de las etiquetas se ponen en modo de suspensión la mayor parte del tiempo.

   Los datos adquiridos durante la órbita se almacenarán en los dispositivos pequeños, y solo se "despiertan" cuando la estación espacial los sobrevuela. Luego, envían sus datos a la antena en órbita. La información es decodificada por la computadora ICARUS y transferida a la estación terrestre en Moscú. A partir de ahí, se introduce en la base de datos científica Movebank.org, que fue desarrollada por el Instituto Max Planck y la Universidad de Konstanz.