La psicología social matiza los modelos de cambio climático

Paneles solares
CC0 1.0 UNIVERSAL
Actualizado 02/01/2018 13:05:51 CET

   MADRID, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Los seres humanos pueden ser la causa principal del aumento de la temperatura global, pero también pueden ser un factor crucial para ayudar a reducirla, según un nuevo modelo climático.

   A partir de la psicología social y la ciencia del clima, el nuevo modelo investiga cómo evolucionan los cambios en el comportamiento humano, en respuesta a eventos climáticos extremos y afecta el cambio de temperatura global.

   El modelo explica las retroalimentaciones dinámicas que ocurren naturalmente en el sistema climático de la Tierra: las proyecciones de temperatura determinan la probabilidad de eventos climáticos extremos, que a su vez influyen en el comportamiento humano.

   Los cambios en el comportamiento humano, como la instalación de paneles solares o la inversión en transporte público, alteran las emisiones de gases de efecto invernadero, que cambian la temperatura global y, por lo tanto, la frecuencia de eventos extremos, lo que lleva a nuevos comportamientos y el ciclo continúa, según un comunicado del National Institute for Mathematical and Biological Synthesis.

   Al combinar las proyecciones climáticas y los procesos sociales, el modelo predice un cambio de temperatura global que oscila entre 3.4 y 6.2 ° C para el año 2100, en comparación con los 4.9 ° C del modelo climático solo.

   Debido a la complejidad de los procesos físicos, los modelos climáticos tienen incertidumbres en la predicción de la temperatura global. El nuevo modelo encontró que la incertidumbre de temperatura asociada con el componente social era de una magnitud similar a la de los procesos físicos, lo que implica que una mejor comprensión del componente social humano es importante, pero a menudo se pasa por alto.

   El modelo descubrió que los cambios de comportamiento a largo plazo y menos reversibles, como el aislamiento de viviendas o la compra de automóviles híbridos, tenían el mayor impacto en la mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero y reducían el cambio climático, en comparación con ajustes a corto plazo, como el ajuste de termostatos o conducir menos kilómetros.