Las salamandras muestran mayor resistencia al calentamiento global

Salamandraa utilizada en el estudio
COLLEGE OF SCIENCE CLEMSON UNIVERSITY
Actualizado 12/07/2018 11:42:49 CET

   MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La plétora de salamandras que viven en las montañas Apalaches del sur puede estar en menor peligro de lo supuesto por los efectos del calentamiento global, estudiada su capacidad de resistencia.

   El punto caliente mundial para estos fascinantes anfibios alberga el 10 por ciento de la diversidad de salamandras, una figura asombrosa que no tiene rival en ningún otro lugar de la Tierra. Pero las predicciones actuales indican que del 70 al 85 por ciento de este hábitat húmedo y mojado será inadecuado para la supervivencia de las salamandras para el año 2080 debido al aumento de las temperaturas causadas por el cambio climático.

   Sin embargo, la investigación publicada en Science Advances por Eric Riddell y Michael Sears, científicos de la Universidad de Clemson, en Carolina del Sur, Estados Unidos, sugiere que estudios previos podrían haber sobreestimado el riesgo de extinción al ignorar en gran medida la capacidad de las salamandras para alterar su comportamiento y fisiología. Riddell y Sears proyectan que la plasticidad, la capacidad de un individuo para cambiar la forma en que responde al medio ambiente, reducirá el riesgo de extinción hasta en un 72 por ciento, especialmente en los rangos centrales.

   "Cuando los científicos hacen predicciones sobre la extinción, a menudo tenemos que trabajar con lo que hay. Esto significa que utilizamos grandes datos y software estadístico avanzado para comprender lo que podría suceder en el futuro --dice en un comunicado Riddell, quien recientemente recibió doctorado Ciencias Biológicas en Clemson y ahora es investigador postdoctoral en el Museo de Zoología de Vertebrados de la Universidad de California, Berkeley, Estados Unidos--. Pero nuestra investigación ha demostrado que las salamandras tienen algunos trucos bajo la manga que solo son aparentes al hacer observaciones directas en la naturaleza y en el laboratorio".

   En su documento titulado 'La plasticidad revela una resistencia oculta a la extinción bajo el cambio climático en el punto caliente mundial de la diversidad de salamandras', Riddell y Sears informan que las salamandras exhiben una notable capacidad para responder a las temperaturas estresantes. Cuando los científicos utilizaron estas respuestas para predecir el riesgo de extinción, descubrieron que la población general de salamandras probablemente esté en mejor forma de lo que se temía.

   "Éste es uno de los primeros artículos que se ha centrado exclusivamente en la plasticidad en este sentido. Estamos diciendo que nuestras predicciones no son ni de lejos tan terribles como las predicciones anteriores. En esta parte del mundo, esto es particularmente importante", señala Sears, profesor asociado en el Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Clemson. "Ahora podemos decir con mayor precisión qué podría ocurrir si las condiciones climáticas continúan deteriorándose", añade.

AJUSTES EN SU FISIOLOGÍA

   Durante una visita reciente a las montañas cerca de Highlands, en Carolina del Norte, Riddell y Sears buscaron salamandras junto a senderos oscuros bordeados de árboles goteantes y musgo. Era cerca del anochecer y la especie mayormente nocturna estaba comenzando a moverse. Pero los científicos no tuvieron problemas para localizar varias docenas de anfibios lagarto. Nadie sabe realmente cuántas salamandras residen en los Apalaches del sur; pero se estima que las salamandras que habitan en una milla cuadrada de bosque tendrían una biomasa combinada de 2.500 a 5.000 libras, lo que es aún más impresionante si tenemos en cuenta que muchas salamandras pesan aproximadamente una cucharadita de azúcar.

   "En las noches en que miramos las salamandras, podía mirar hacia abajo y encontrarlas sobre mis botas. Tenía que prestar especial atención a cada paso que daba", recuerda Riddell, que realizó investigaciones in situ y de laboratorio durante sus cinco años bajo la tutela de Sears. "Algunas de nuestras mejores estimaciones sugieren que las salamandras superan a todos los demás vertebrados en el bosque. Si pones todos los osos en un lado de una escala y todas las salamandras en el otro, las salamandras pesarían más. La mayoría de las personas no se dan cuenta de cómo abundan las salamandras porque la gente no hace mucho senderismo en la oscuridad".

   Las salamandras comen toneladas y toneladas de insectos, convirtiéndolos en un conducto fundamental de nutrientes y flujo de energía a través de las montañas boscosas. Riddell y Sears estudiaron siete especies dentro del complejo de salamandras 'Plethodon jordani', algunas de las especies más abundantes en los Apalaches del sur. Estas salamandras no tienen pulmones y absorben oxígeno a través de su piel, lo que hacen más eficazmente cuando su piel está húmeda. Esta es una de las principales razones por las cuales los efectos evaporativos del calentamiento global son una amenaza creciente para su supervivencia.

   "Las salamandras han estado en la región durante millones de años, incluso decenas de millones. Sin embargo, los estudios genéticos sobre la variación geográfica sugieren que no se han movido mucho", afirma David Wake, conservador del Museo de Zoología de Vertebrados de la Universidad de California, Berkeley.

   "Durante los últimos 2 millones de años, los Apalaches del sur han experimentado algunos dramáticos incidentes de cambio climático. Entonces, ¿cómo lo gestionaron las salamandras? ¿Y cómo manejarán el cambio climático acelerado que la mayoría de los científicos aceptan como una certeza casi segura?", plantea.

   Wake considera que Riddell y Sears abrieron una nueva perspectiva sobre este problema, mostrando que las salamandras sin pulmones, como 'Plethodon jordani', tienen una considerable capacidad de aclimatación. "Esto sugiere que estos estos organismos se agachan y esencialmente se protegen frente a los climas cambiantes ", afirma Wake, quien es uno de los expertos más importantes del mundo en diversidad de salamandras.

   "En resumen, pueden ajustar su fisiología mucho más de lo que anteriormente pensamos, y esto quizás explique gran parte de su capacidad para lidiar con el cambio climático, no huyendo, sino usando sus habilidades para adaptarse a través del tiempo", concluye.

Contador