Sorprendentes evidencias de rápido cambio de clima en el Ártico

378990.1.644.368.20180104110256
Vídeo de la noticia
Actualizado 04/01/2018 13:17:42 CET

   MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Los científicos han encontrado pruebas sorprendentes del rápido cambio climático en el Ártico: cerca del Polo Norte, descubrieron que los niveles de radio-228 casi se han duplicado en la última década.

   El hallazgo indica que se están produciendo cambios a gran escala a lo largo de la costa, porque la fuente del radio es la tierra y las plataformas continentales poco profundas que rodean el océano. Estos cambios costeros, a su vez, también podrían estar entregando más nutrientes, carbono y otros productos químicos en el Océano Ártico y llevar a impactos dramáticos en las redes alimentarias del Ártico y las poblaciones de animales.

   El equipo de investigación, liderado por la Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI), sospecha que el derretimiento del hielo marino ha dejado más mar abierto cerca de la costa para que los vientos generen olas. La acción de la ola llega a los estantes poco profundos y agita los sedimentos, liberando el radio que se lleva a la superficie y hacia el océano abierto. Es probable que el mismo mecanismo también movilice y entregue más nutrientes, carbono y otros productos químicos en el Océano Ártico, impulsando el crecimiento del plancton en el fondo de la cadena alimentaria. Eso, a su vez, podría tener un impacto significativo en los peces y los mamíferos marinos y cambiar el ecosistema ártico.

   El estudio fue publicado el 3 de enero de 2018 en la revista Science Advances. El equipo de investigación incluyó a Lauren Kipp, Matthew Charette y Paul Henderson (WHOI), Willard Moore (Universidad de Carolina del Sur) e Ignatius Rigor (Universidad de Washington).

   Los científicos han utilizado durante mucho tiempo el radio 228 para rastrear el flujo de material desde la tierra y los sedimentos hacia el océano. Es un isótopo de origen natural producido por la desintegración radiactiva del torio en los sedimentos. Pero a diferencia del torio, se disuelve en el agua, donde los científicos pueden rastrear las fuentes, cantidades, tasas y dirección de su flujo, dijo Kipp, autor principal del estudio y estudiante graduado en el Programa Conjunto de Oceanografía MIT-WHOI.

   Kipp dirigió los esfuerzos para medir el radio en 69 ubicaciones desde el borde occidental del Océano Ártico hasta el Polo en un viaje de dos meses a bordo del rompehielos Healy en el verano de 2015. El crucero fue parte del programa internacional GEOTRACES, que tiene como objetivo medir trazadores químicos en el océano del mundo para comprender la circulación del océano y proporcionar una línea de base para evaluar los futuros cambios químicos en los océanos. El programa GEOTRACES de EE. UU. Y este estudio están financiados por la National Science Foundation.

   Para su sorpresa, el equipo de investigación descubrió que las concentraciones de radio-228 en el océano Ártico central habían aumentado sustancialmente desde la última vez que se realizaron las mediciones en 2007. ¿Cuál fue su fuente y por qué había aumentado?

   El equipo investigó las trayectorias del hielo marino a la deriva en el océano y observó un patrón de hielo y, por ende, de agua que fluía hacia el norte desde la vasta costa norte de Rusia hacia el centro del océano Ártico, donde las concentraciones de radio habían aumentado. El patrón se alineó con la Transpolar Drift, una poderosa corriente que fluye en la misma dirección que podría transportar el radio desde fuentes costeras.

   Llegaron a la conclusión de que el exceso de radio tenía que provenir de sedimentos en la plataforma ártica de Siberia oriental, cerca de Rusia, la plataforma continental más grande de la Tierra. Es relativamente poco profundo, con una profundidad promedio de 55 metros, pero se extiende 1.500 kilómetros de la costa y contiene un vasto depósito de radio y otros compuestos químicos.

   Algo tuvo que haber cambiado a lo largo de la costa para explicar la dramática oleada de radio en el medio del Océano Ártico. Los científicos teorizan que un ambiente ártico cálido ha reducido la capa de hielo marino, lo que permite una mayor acción de las olas que agita los sedimentos y moviliza más radio.

   Pero hay otros posibles factores contribuyentes que están causando cambios en el estante, dicen los científicos. Más acción de las olas también puede causar más erosión costera, agregando más sedimentos terrestres al océano. El calentamiento de las temperaturas puede descongelar el permafrost, liberando más material al océano, y el aumento de la escorrentía de ríos y aguas subterráneas puede transportar más radio, nutrientes, carbono y otros materiales al Ártico.

   "El monitoreo continuo de las entradas de la plataforma a las aguas superficiales del Ártico es, por lo tanto, vital para comprender cómo el clima cambiante afectará la química, la biología y los recursos económicos del Océano Ártico", escribieron los autores del estudio.