Los bonobos son bondadosos, cualidad humana exclusiva hasta ahora

Contador
Hembra de bonobo abraza a una recién llegada al grupo
LOLA YA BONOBO SANCTUARY
Actualizado 07/11/2017 18:26:36 CET

   MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Investigaciones recientes en bonobos sugieren que nuestra especie no es tan excepcional en el ejercicio de la bondad hacia los desconocidos.

   Simpáticos simios de la cuenca del Congo en África, los bonobos harán todo lo posible para ayudar a los extraños, dijo Jingzhi Tan, un asociado postdoctoral en antropología evolutiva de la Universidad de Duke.

   Un estudio previo de Tan y el profesor asociado de antropología evolutiva Brian Hare descubrió que los bonobos comparten comida con extraños. Ahora, en una nueva serie de experimentos, el equipo está tratando de descubrir hasta dónde llega esta bondad.

   Los investigadores estudiaron bonobos nacidos en el santuario Lola ya Bonobo en la República Democrática del Congo. Sus resultados aparecen en Scientific Reports.

   En un experimento, descubrieron que los bonobos ayudan a un extraño a obtener alimentos, incluso cuando no haya una recompensa inmediata.

   Dieciséis bonobos fueron llevados por separado a una de dos habitaciones contiguas separadas por una valla. Los investigadores colgaron un pedazo de manzana de una cuerda justo encima de la habitación vacía, visible pero fuera de su alcance.

   Los simios no podían acceder a la fruta o la cuerda. Pero si subían la valla, podían alcanzar un alfiler de madera que sujetaba la cuerda al techo y soltar la fruta que colgaba, haciendo que cayera al alcance de cualquier bonobo que entrara en la habitación contigua.

   Los bonobos soltaron la fruta aproximadamente cuatro veces más a menudo cuando un bonobo desconocido estaba en la habitación contigua que cuando la habitación estaba vacía.

   Además, los bonobos no esperaron a que les pidieran ayuda, simplemente se lo ofrecieron. Los investigadores cambiaron el tamaño de la malla que rodeaba la habitación del extraño, de modo que en algunos ensayos pudieron introducir los brazos en las aberturas de la pantalla para pedir ayuda, y en otros ensayos no lo hicieron. Los bonobos ayudaban con la misma frecuencia si el extraño hacía un gesto de ayuda o no.

   Este impulso de los bonobos para sentir por los extraños no está del todo bajo control consciente. En otro experimento, tuvieron a 21 bonobos viendo una serie de videos cortos. En algunos videos, los simios vieron a un familiar miembro del grupo bostezando o haciendo una expresión neutral. En otros videos vieron a desconocidos del Zoo de Columbus comportándose de la misma manera.

   Del mismo modo que ver bostezar a otra persona puede hacerte bostezar, bostezar también es contagioso en los bonobos. Estudios previos sugieren que el fenómeno está relacionado con una forma básica de empatía llamada "contagio emocional", cuando el estado de ánimo de una persona desencadena emociones similares en otras personas a su alrededor.

   Los investigadores encontraron que los bostezos de los desconocidos eran tan contagiosos como los de los compañeros de grupo.

   El impulso de ser amable con los extraños es probable que evolucione en especies en las que los beneficios de la vinculación con personas externas superan los costos, dijo Tan, ahora investigador postdoctoral en la Universidad de California, San Diego.

   Las hembras bonobos abandonan el grupo donde nacieron para unirse a un nuevo grupo cuando llegan a la edad adulta, donde forman vínculos con otros adultos no relacionados que nunca han conocido. Los bonobos, como los humanos, simplemente pueden estar ansiosos por dar una buena primera impresión.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies