China exhibe una aeronave hipersónica que aprovecha sus ondas de choque

Lanzamiento del Starry Sky 2
CCTV
Actualizado 08/08/2018 17:56:02 CET

   MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

   China ha desarrollado y probado con éxito una aeronave hipersónica de vanguardia, que aprovecha sus propias ondas de choque para alcanzar velocidades que desbordan los sistemas antimisiles.

   La Academia de Aerodinámica Aeroespacial de China anunció que la primera prueba de vuelo de su Starry Sky 2 -primer vehículo 'waverider' (traducido como montador de olas) experimental hipersónico del país- se llevó a cabo el 3 de agosto en un campo de prueba no identificado en el noroeste de China. Dijo que la prueba fue un "gran éxito".

   Un 'waverider' es una aeronave hipersónica que tiene un fuselaje en forma de cuña diseñado para mejorar su relación supersónica de sustentación y resistencia mediante el uso de las ondas de choque generadas por su propio vuelo como fuerza de elevación.

   El vehículo hipersónico fue llevado primero por un cohete propulsor sólido y luego se separó cuando su propio sistema de propulsión se hizo cargo. Durante el vuelo independiente, la nave de prueba no tripulado mantuvo velocidades ultrarrápidas por encima de Mach 5.5 durante más de 400 segundos y alcanzó Mach 6, 7.344 kilómetros por hora, según un comunicado de la academia, citada por China Daily.

   En la prueba, el waverider chino alcanzó una altitud de 30 km y realizó maniobras de gran ángulo. El vehículo también probó una serie de tecnologías avanzadas, como un sistema de protección térmica de balance de calor desarrollado en el país.

   La investigación, patrocinada por China Aerospace Science and Technology Corp, tiene como objetivo demostrar nuevas tecnologías aerodinámicas. El diseño de Starry Sky 2 se prolongó durante tres años.

   La prueba marcó la primera vez que China confirmó oficialmente su investigación y desarrollo del waverider, un concepto futurista que puede convertirse en un arma de ataque hipersónico capaz de evadir todas las redes de defensa aérea existentes.

   Estados Unidos y Rusia han estado investigando y probando waveriders durante años, con el objetivo de utilizar el potencial de dichos vehículos en aplicaciones militares.

   Expertos dicen que la velocidad del vehículo y su trayectoria impredecible desafían los modernos sistemas de defensa antimisiles.

Contador