Herschel halla sorprendente gas caliente en el agujero negro de nuestra galaxia

GALAXIA
ESA
Actualizado 07/05/2013 15:58:02 CET

MADRID, 7 May. (EUROPA PRESS) -

El telescopio espacial Herschel de la ESA ha hecho observaciones detalladas de gas molecular sorprendentemente caliente que puede estar orbitando o cayendo hacia el agujero negro supermasivo que está al acecho en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Nuestro agujero negro local está ubicado en una región conocida como Sagittarius A, después de una fuente de radio cercana. Tiene una masa de unos cuatro millones de veces la de nuestro Sol y se encuentra a unos 26.000 años luz de distancia del Sistema Solar.

Incluso a esa distancia, está a unos pocos cientos de veces más cerca de nosotros que cualquier otra galaxia con un agujero negro en su centro activo, por lo que es el laboratorio natural ideal para estudiar el medio ambiente en torno a estos enigmáticos objetos.

Grandes cantidades de polvo se encuentran en el plano de la Vía Láctea desde aquí hasta su centro, que oscurecen nuestra visión en longitudes de onda visibles. Sin embargo, en longitudes de onda del infrarrojo lejano, es posible ver a través del polvo, dando a los científicos de Herschel la oportunidad de estudiar la turbulenta región más interior de nuestra galaxia en gran detalle.

Herschel ha detectado una gran variedad de moléculas simples en el corazón de la Vía Láctea, incluyendo monóxido de carbono, vapor de agua y cianuro de hidrógeno. Mediante el análisis de la firma de estas moléculas, los astrónomos han sido capaces de probar algunas de las propiedades fundamentales del gas interestelar que rodea el agujero negro.

"Herschel ha resuelto la emisión de infrarrojo lejano en sólo 1 año-luz del agujero negro, por lo que es posible por primera vez en estas longitudes de onda separar las emisiones debido a la cavidad central que rodea el denso disco molecular", dice Javier Goicoechea del Centro de Astrobiología, España, autor principal del artículo que informa de los resultados.

La mayor sorpresa fue el calor del gas molecular en la región central más interna de la galaxia. Por lo menos, algunos de ellos están a alrededor 1000ºC, mucho más caliente que las nubes interestelares típicas, que son por lo general sólo unas pocas decenas de grados sobre el -273 º C del cero absoluto.

Si bien parte del calentamiento se debe a la radiación ultravioleta intensa que brota de un grupo de estrellas masivas que viven muy cerca del centro galáctico, no es suficiente para explicar las altas temperaturas.

Además de la radiación estelar, el equipo del doctor Goicoechea hipotetiza que la emisión de fuertes choques en gas altamente magnetizado en la región puede ser un importante contribuyente a las altas temperaturas. Estos choques se pueden generar en las colisiones entre nubes de gas, o en el material que fluye a alta velocidad de las estrellas y protoestrellas.

"Las observaciones también son consistentes con serpentinas de gas caliente a toda velocidad hacia la zona, cayendo hacia el centro de la galaxia", dice Goicoechea.