Los peces de la Antártida, amenazados por el cambio climático

Actualizado 14/02/2012 11:33:14 CET

MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un estudio sobre la historia evolutiva de los peces antárticos y sus proteínas 'anticongelantes', dirigido por la Universidad de Yale (Estados Unidos), muestra cómo decenas de millones de años atrás, un linaje de peces se adaptó a las nuevas condiciones polares, y cómo, hoy en día, su supervivencia peligra debido a un rápido aumento de la temperatura de los océanos.

"Un aumento de 2 grados centígrados de la temperatura del agua tendrá, probablemente, un impacto devastador en este linaje de peces antárticos, adaptados al agua a temperaturas de congelación", explica Thomas Near, profesor de Ecología y Biología Evolutiva, y autor principal del estudio, que ha sido publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

El origen y diversificación de unas 100 especies de peces -llamados nototenoideos- es un ejemplo clásico de cómo opera la evolución. En el pasado, un período de enfriamiento rápido condujo a la extinción en masa de peces aclimatados a océanos más cálidos; pero, poco a poco, la adquisición de glicoproteínas anticongelantes permitió a los nototenoideos sobrevivir a temperaturas gélidas.

A medida que se adaptaban a los nichos ecológicos vacantes, surgían nuevas especies de nototenoideos, contribuyendo a la rica biodiversidad de vida marina que encontramos hoy en las aguas de la Antártida -los nototenoideos representan la fuente principal de alimento de depredadores como los pingüinos, las ballenas dentadas, y las focas.

Sin embargo, el nuevo estudio sugiere que la adquisición de las glicoproteínas anticongelantes, entre 22 y 42 millones de años atrás, no fue la única razón del éxito adaptativo de los nototenoideos en la Antártida. Según los investigadores, la mayor proliferación de especies de peces nototénidos ocurrió, por lo menos, 10 millones de años después de la aparición de las glicoproteínas. "Hemos encontrado evidencias de que esta radiación adaptativa no está vinculada a un solo rasgo, sino a una combinación de factores", afirma Near.

Ahora, esta historia de éxito evolutivo se ha visto amenazada por el cambio climático, que ha hecho del Océano Austral una de las regiones de más rápido calentamiento de la Tierra. Así, los mismos rasgos que permitieron a estos peces sobrevivir y prosperar, los hacen ahora particularmente susceptibles al calentamiento. "Teniendo en cuenta sus adaptaciones polares y su incapacidad para aclimatarse a temperaturas más cálidas, el cambio climático podría devastar este linaje de peces que posee una historia evolutiva única", concluye Near.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies