La NASA investiga una bajada de tensión en su orbitador marciano MRO

Recreación artística del MRO
NASA/JPL
Actualizado 19/02/2018 12:36:12 CET

   MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La NASA investiga una bajada inesperada temporal de voltaje en la batería de su orbitador marciano MRO (Mars Reconnaissance Orbiter), que puso en modo de precaución a la nave el pasado 15 de febrero.

   El orbitador funciona con energía solar pero depende de un par de baterías de níquel e hidrógeno durante los períodos en los que está a la sombra de Marte por una parte de cada órbita. Los dos se usan juntos, manteniendo una carga casi idéntica durante las operaciones normales.

   La nave permanece en comunicación con la Tierra y ha mantenido temperaturas y potencia seguras y estables, pero ha suspendido sus observaciones científicas y su servicio como transmisor de comunicaciones para los exploradores de Marte. El voltaje normal ha sido restaurado, y la nave espacial está siendo monitoreada continuamente hasta que la resolución de problemas esté completa.

   "Estamos en la etapa de diagnóstico, para comprender mejor el comportamiento de las baterías y las formas de darnos más opciones para administrarlas en el futuro", dijo en un comunicado el Gerente de Proyectos de MRO Dan Johnston del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. "Restauraremos el servicio de MRO como un relé para otras misiones tan pronto como podamos hacerlo con confianza en la seguridad de la nave espacial, probablemente en aproximadamente una semana. Después de eso, reanudaremos las observaciones científicas".

   El Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA entró en órbita alrededor del planeta rojo el 10 de marzo de 2006. Desde entonces, ha enviados más datos que todas las otras misiones interplanetarias pasadas y actuales combinadas, con un recuento de más de 317 terabits hasta el momento.

   La misión cumplió con todos sus objetivos científicos en una fase de ciencia primaria de dos años. Cinco extensiones, la última iniciada en 2016, se han agregado para investigaciones científicas. La longevidad de la misión les ha dado a los investigadores herramientas para estudiar los cambios estacionales y de largo plazo en Marte. Entre otras actividades actuales, el orbitador está examinando posibles sitios de aterrizaje para futuras misiones a Marte y transmitiendo comunicaciones a la Tierra desde los dos roveres activos de Marte de la NASA.