Respirar polvo lunar puede causar bronquitis y cáncer a los astronautas

Concepto de base lunar
ESA/FOSTER + PARTNERS
Publicado 10/05/2018 13:01:52CET

   MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

   La exposición al polvo lunar podría tener un efecto grave en los pulmones de los futuros astronautas, debido al efecto de pequeñas partículas de polvo superficial.

   Es la advertencia de un equipo de farmacólogos, genetistas y geocientíficos liderado por la Escuela de Medicina de la Universidad Stony Brook, que apareció recientemente en GeoHealth, una publicación de la American Geophysical Union.

   Debido a que no tiene atmósfera, la superficie de la Luna ha sido golpeada por meteoros y micrometeoross durante miles de millones de años, lo que ha creado una fina capa de polvo superficial conocido como regolito. Además, la superficie de la Luna está constantemente siendo bombardeada por partículas cargadas del Sol, que hacen que el suelo lunar se cargue electrostáticamente y se adhiera a la ropa.

   Las indicaciones de que el polvo lunar podría causar problemas de salud surgieron por primera vez durante las misiones Apolo. Después de visitar la Luna, los astronautas trajeron tierra lunar con ellos al módulo de comando mientras se aferraba a sus trajes espaciales. Después de inhalar el polvo, el astronauta del Apolo 17 Harrison Schmitt describió síntomas similares a la fiebre del heno, que incluyen estornudos, ojos llorosos y dolor de garganta.

   Si bien los síntomas fueron efímeros, los investigadores querían saber cuáles podrían ser los efectos a largo plazo del polvo lunar. También ha habido indicios de que la exposición al polvo lunar podría ser perjudicial en base a investigaciones que han demostrado que la inhalación de polvo de erupciones volcánicas, tormentas de polvo y minas de carbón puede causar bronquitis, sibilancias, irritación ocular y cicatrización del tejido pulmonar.

   Investigaciones previas también han demostrado que el polvo puede dañar el ADN de las células, lo que puede causar mutaciones y eventualmente provocar cáncer. Por estas razones, el equipo liderado por Rachel Caston estaba muy motivado para ver qué efectos nocivos podría tener el suelo lunar en el cuerpo humano. El equipo expuso células de pulmón humano y células de cerebro de ratón a muestras de suelo lunar simulado.

   Estos simuladores se crearon mediante el uso de muestras de polvo de la Tierra que se asemejan al suelo encontrado en las tierras altas lunares de la Luna y las llanuras volcánicas, que luego se molieron hasta convertirse en un polvo fino. Lo que encontraron fue que hasta el 90% de las células de pulmón humano y neuronas de ratón murieron cuando se expuso a las muestras de polvo. Los simulantes también causaron daños significativos en el ADN de las neuronas de los ratones, y las células de los pulmones humanos se dañaron tan eficazmente que era imposible medir cualquier daño en el ADN de las células.

   Los resultados muestran que respirar polvo lunar (incluso en pequeñas cantidades) podría representar un serio peligro para la salud de los astronautas que viajen a cuerpos sin aire en el futuro. Esto incluye no solo la Luna, sino también Marte y otros cuerpos terrestres como Mercurio. Hasta ahora, este riesgo para la salud ha sido pasado por alto en gran parte por las agencias espaciales que buscan comprender los riesgos a la salud a largo plazo de los viajes espaciales.

   "Existen riesgos para la exploración extraterrestre, tanto lunares como más allá, más que los riesgos inmediatos del espacio en sí", dijo Caston. Citado por Universe Today, Bruce Demple, bioquímico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stony Brook y autor principal del nuevo estudio, sus resultados (junto con la experiencia de los astronautas del Apolo) indican que la exposición prolongada al polvo lunar podría afectar las vías respiratorias y la función pulmonar.

   Lo que es peor, también indicó que si el polvo induce inflamación en los pulmones, podría aumentar el riesgo de enfermedades más graves como el cáncer. "Si hay viajes de regreso a la Luna que implican estancias de semanas, meses o incluso más, probablemente no será posible eliminar ese riesgo por completo", dijo.