La basura espacial crece un 5,3% en 2010 y en la actualidad orbitan alrededor de la Tierra casi 16.000 escombros

 

La basura espacial crece un 5,3% en 2010 y en la actualidad orbitan alrededor de la Tierra casi 16.000 escombros

El doctor Tom Jones de la NASA lidera una discusión sobre basura espacial  en ab
NASA
Actualizado 23/01/2011 13:34:33 CET

La Estación Espacial Internacional tiene que maniobrar al menos una vez al año para evitar colisiones con estos objetos

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

La basura espacial ha crecido en un año un 5,3 por ciento más, con respecto a los niveles del año anterior y hay orbitando alrededor de la Tierra 15.899 escombros, desde cohetes y lanzadores hasta restos de estos aparatos, según se desprende del último informe trimestral de la Oficina del Programa de la NASA de Restos Orbitales, al que ha tenido acceso Europa Press.

Por 'basura espacial' se entiende a la cantidad de satélites activos o inactivos que han sido lanzados o bien bajados de sus órbitas para ser hundidos en el mar, así como cohetes espaciales antiguos y en funcionamiento, y demás objetos procedentes de la fragmentación de residuos, generados por ejemplo en explosiones.

Concretamente, del 1 de enero de 2010 al 1 de enero de 2011 hay 809 objetos más orbitando alrededor del globo terráqueo; una cifra que contrasta con la registrada en el año anterior, cuando el aumento fue cercano al 20 por ciento.

Así, de los 15.899 cuerpos espaciales que rondan el planeta, la 'Commonwealth of Independent States' (CIS) --Reino Unido y sus colonias-- es la que mayor cantidad de basura desecha al espacio, con un total de 6.052 objetos; seguida de Estados Unidos con 4.833, y de China con 3.488.

Mientras, la Agencia Espacial Europea (ESA) se mantiene un año más como la entidad que menos objetos emite al espacio, con tan sólo con 83 cuerpos, dos menos que el año pasado, y de los que concretamente 39 proceden de explosiones y 44 son cohetes, cuerpos y demás escombros.

Además, hay países que independientemente de la agencia espacial a la que pertenezcan, también envían y 'tiran a la órbita terrestre' aparatos espaciales. Así, sería el caso de los 480 franceses, los 189 que tiene Japón, o los 173 indios.

BALANCE TRIMESTRAL Y EVITAR ACCIDENTES

Trimestralmente, la NASA mide el volumen de objetos que orbitan alrededor de la Tierra. De esta forma, durante el primer semestre de 2010, desde el 1 de enero hasta el 31 de marzo, rondaban alrededor de la Tierra 15.370 objetos. Posteriormente, hasta el 30 de junio esta cifra aumentó a los 15.550 y finalmente, de julio a septiembre hasta los 15.839, alcanzando así los 15.899 a fecha de 31 de diciembre.

Según destaca la NASA en su informe anual, de igual forma que en 2009, en octubre de 2010 la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) tuvo que maniobrar y virar la plataforma orbital para evitar una "potente colisión".

Es más, destaca que al menos una vez al año la ISS se ve obligada a cambiar su ruta porque corre el peligro de chocar con escombros espaciales. En este caso, se trataba de un escombro perteneciente a la NASA que permanece inservible en el espacio desde hacía apenas un mes, después de sus 19 años de investigación científica.

DETECCIÓN Y CONTROL DESDE LA NASA

Para su detección por radares, estas piezas de desecho deben ser mayores de cinco centímetros. El programa de la NASA encargado de controlarlos es el 'U.S Space Surveillance Network' (SSN). La iniciativa la desarrolla el Gobierno de Estados Unidos y tiene como principal objetivo detectar, controlar, catalogar e identificar estos objetos hechos por el hombre y que orbitan alrededor de la Tierra.

Asimismo, se encarga de predecir cuándo y dónde caerá un objeto de nuevo en la Tierra, cuál es su posición en el espacio, detectar nuevos cuerpos residuales en el espacio y a qué país pertenecen, además de informar a la NASA si estos objetos interfieren con la estación Shuttle.

Entre octubre y noviembre de 2010, por ejemplo, el SSN detectó cuatro nuevos fragmentos procedentes de satélites, tres de ellos pertenecientes a un reciente lanzamiento, mientras que otro asociado a un satélite meteorológico. "Ambos no suponen una gran cantidad de escombros", puntualiza la agencia norteamericana del espacio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies