Fundación Alternativas avisa de la reducción "muy importante" de artículos españoles en revistas científicas

Publicado 17/01/2018 15:13:02CET

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Fundación Alternativas ha alertado de la "drástica reducción", superior al 30%, en la financiación del Estado a la I+D en los últimos nueve años, lo que ha provocado una disminución "muy importante" de artículos de científicos españoles en las revistas de mayor repercusión internacional, pese a que España ocupa el undécimo puesto como productor mundial de publicaciones. Además, avisa de la también reducción de cerca del 60% en el número de patentes producidas.

Para la entidad, en España la incorporación de la ciencia y la tecnología a la agenda política no se ha producido en los mismos términos que en otros países avanzados, lo que a su juicio explica que "durante los últimos años de crisis económica se haya producido en España el mayor recorte en la inversión en I+D de los países occidentales, mientras otros incrementaban esta inversión entre el 12 y el 30%, aumentando así la brecha existente con ellos".

Así lo pone de manifiesto la entidad en su 'I Informe sobre la Ciencia y la Tecnología en España', en el que analiza las carencias del sistema de ciencia español y propone una serie de recomendaciones para mejorarlo. El documento se presentará el próximo jueves 25 de enero en el Congreso de los Diputados. En la presentación participarán: Vicente Lárraga (CSIC); Mariano Barbacid (CNIO); Isabel Álvarez (Instituto Complutense de Estudios Internacionales); y Miguel Ángel Quintanilla (Universidad de Salamanca).

Según el Informe, el sistema emplea a algo más de 200.000 investigadores en equivalentes de jornada completa, lo que representa un número de investigadores por cada 1.000 habitantes empleados de 6,8, por debajo de la media europea de 7,9.

En cuanto a la percepción social de la ciencia y los científicos en España, los datos muestran indicadores más limitados que los existentes en el resto de los países europeos y los norteamericanos, pues el 21% de los españoles accede a noticias de ciencia a través de los medios de comunicación, muy por debajo de la media europea (41%). Sin embargo, la población española muestra en general una actitud positiva respecto a la inversión pública en ciencia y tecnología.

PROPUESTAS DE MEJORA: MINISTERIO DE CIENCIA Y OFICINA PARLAMENTARIA

En su Informe, la Fundación propone reformar el modelo de gobernanza del sistema de ciencia y tecnología en España para que exista una participación "tripartita" entre el Gobierno, los representantes de las instituciones de ciencia y tecnología y los representantes políticos y sociales de los ciudadanos.

En este sentido, plantean una mayor participación y colaboración efectiva de los científicos, que decidirían las grandes orientaciones de la actividad científica y los recursos asignados a cada objetivo sin menoscabo del apoyo técnico necesario, y apuestan por un Ministerio de Ciencia "con poder real de influencia y un volumen de recursos económicos adecuado".

La entidad también propone la creación de instituciones para mejorar la participación de los ciudadanos en el ámbito de decisión política sobre cuestiones científicas y tecnológicas, como por ejemplo, una Oficina Parlamentaria de Evaluación de Políticas Científicas y Tecnológicas.

Para la entidad, dicho sistema tiene una "dependencia dual" compartida entre el Gobierno central y las comunidades autónomas. Además, lamenta que "las instituciones responsables de la producción de conocimientos científicos no están coordinadas entre sí". "Los órganos de coordinación no funcionan y la estructura de gestión del gasto es ineficiente, pues no consigue ejecutar la inversión prevista ni siquiera en los años de bonanza económica", añade.

PLANES DE INVERSIÓN PLURIANUALES EN I+D+i

Por otro lado, la Fundación sostiene que el sistema español de ciencia y tecnología "carece de una estrategia definida de acuerdo con las necesidades y prioridades del país", a pesar de que existan los llamados planes estratégicos que, a su juicio, "habitualmente no se cumplen".

Así, también sugieren la puesta en marcha de un plan de inversión plurianual en I+D+i que se extienda más allá de una legislatura y permita llevar a cabo un proyecto estable de objetivos estratégicos, así como incrementar el nivel de gasto público en I+D hasta un nivel que permita al país alcanzar de manera efectiva el 2% del PIB en I+D e incluso superar ese esfuerzo.

Igualmente, propone establecer un sistema de movilidad real de investigadores entre las diferentes instituciones dedicadas a la investigación, que incremente la cooperación entre proyectos en base a criterios de efectividad científica y que tales criterios también se extiendan a la movilidad y cooperación internacional. En concreto, piden que se elimine la exclusividad funcionarial en los Organismos Públicos de Investigación (OPI) y en las universidades, y permitir un sistema de contratación de personal científico basado en contratos estables y niveles salariares similares a los de los funcionarios.

Asimismo, en su Informe piden fomentar la formación de científicos en el extranjero y la captación internacional en áreas de especial interés y escaso desarrollo interno, e incluir la ciencia y la tecnología en la agenda política como "un pilar de progreso", a través de la puesta en marcha de una política de reindustrialización basada en la innovación.