Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 09/03/2012

Con el satélite GOCE de la ESA

Primer mapa mundial de límites entre corteza y manto terrestre

Mapa Mundi
Foto: ESA

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El primer mapa mundial de alta resolución que muestra la frontera entre la corteza y el manto de la Tierra - el denominado Moho - ha sido elaborado sobre la base de datos del satélite GOCE de la ESA, dedicado al estudio de la gravedad. Entendiendo el Moho se ofrecen nuevas pistas sobre la dinámica del interior de la Tierra.

   La corteza terrestre es la capa sólida más externa de nuestro planeta. A pesar de que representa menos del 1% del volumen del planeta, la corteza es de excepcional importancia, no sólo porque vivimos sobre ella, sino porque es el lugar de donde proceden todos nuestros recursos geológicos, como el gas natural, el petróleo y los minerales.

   La corteza y el manto superior es también el lugar donde se producen los procesos geológicos de mayor importancia, tales como terremotos, volcanismo y orogenia.

   Hasta hace solo un siglo, no sabíamos que la Tierra tiene una corteza. En 1909, el sismólogo croata Andrija Mohorovic encontró que a unos 50 kilómetros de profundidad hay un cambio repentino en la velocidad sísmica. Desde entonces, esa frontera entre la corteza terrestre y el manto subyacente se ha conocido como la discontinuidad de Mohorovicic o Moho.

   Incluso hoy en día, casi todo lo que sabemos acerca de las capas profundas de la Tierra proviene de dos métodos: sísmicos y gravimétricos. Los métodos sísmicos se basan en la observación de los cambios en la velocidad de propagación de las ondas sísmicas entre la corteza y el manto.

   La gravimetría analiza el efecto gravitacional debido a la diferencia de densidad causada por cambios en la composición de la corteza y el manto. Sin embargo, los modelos de Moho sobre la base de datos sísmicos o de gravedad están limitados por lo general por la cobertura deficiente de los datos, o datos que sólo están disponibles a lo largo de los perfiles individuales.

   GOCE mide el campo gravitatorio y los modelos del geoide con una precisión sin precedentes para avanzar en el conocimiento de la circulación oceánica, que desempeña un papel crucial en los intercambios de energía en todo el mundo, el cambio del nivel del mar y los procesos de la Tierra interior.

   Por primera vez, es posible estimar la profundidad de Moho en todo el mundo con una resolución sin precedentes, así como en las zonas donde los datos de tierra no están disponibles. Esto ofrecerá nuevas pistas para entender la dinámica del interior de la Tierra, desenmascarando la señal gravitatoria producida por la distribución de la densidad desconocida e irregular del subsuelo.

Síguenos en Twitter: @ep_ciencia

Cargando el vídeo....

Pulse para desplazar a la izquierda
Pulse para desplazar a la derecha


 
comments powered by Disqus