COMUNICADO: ¿Cómo aprovechar un asesor en la empresa o emprendimiento?

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

COMUNICADO: ¿Cómo aprovechar un asesor en la empresa o emprendimiento?

Freepik
FREEPIK
Actualizado 30/11/2016 12:00:19 CET

Madrid, 30 de noviembre de 2016.- Desde asesores fiscales hasta asesores en marketing digital de venta de servicios, la labor de un asesor externo siempre es beneficiosa para los negocios. Por tanto, la asesoría para empresas y la asesoría para emprendedores son dos campos que siempre deben estar actualizándose y en los que los distintos personajes de negocios deben mantenerse vigentes, obteniendo de aquellos profesionales toda la experiencia posible para llevar su negocio al siguiente nivel.

    Aunque todo reluce y pinta de maravilla, al día de hoy muy pocas personas se atreven a contratar asesoría externa, y en cambio, siempre pretenden resolver todo por cuenta propia, sin importar que suponga tardarse el doble o el triple de tiempo, consumir muchas horas y energía que pudieran servir para realizar lo que sí se sabe hacer bien, y, además, arriesgarse a que los resultados no sean óptimos y haya que realizar correcciones. Con un asesor externo, experto en su ramo, estas dificultades se eliminan por completo.

La asesoría y sus ramificaciones

   Cuando las personas escuchan el término “asesor”, siempre se le viene a la mente un señor mayor, con una prominente barba y bastones, al que se le puede consultar y notificar de todos los problemas en el negocio, y siempre tendrá a la mano una solución efectiva y sencilla para aplicar. Fantasioso o no el pensamiento, los asesores externos realizan, salvando las distancias ficticias, una labor muy parecida.

   Los asesores se dedican a resolver problemas en los que, por experiencia, vivencias, conocimiento o habilidad innata, saben hacer las cosas mejor que los clientes que le contratan. Es por esta razón que la asesoría empresarial tiene tantas ramificaciones.

   Al día de hoy, cada una de las ramas que interfieren en los negocios tiene un sector de asesoría. Se cuentan, por tanto, asesores fiscales, asesores laborales, contables, jurídicos, financieros y hasta de imagen corporativa. Esto sucede porque un jefe, un directivo, no tiene el tiempo para dominar a cabalidad todo lo que interfiere en su negocio, y debe delegar aspectos vitales como lo jurídico o fiscal, en manos que sí saben de eso, y se dedican exclusivamente a prepararse en la materia.

Principales beneficios de un asesor externo

   Contratar un asesor externo supone muchos beneficios. No obstante, la sociedad corporativa actual, sobre todo los nuevos y noveles emprendimientos, siguen empecinados en tan sólo mirarle como gastos fijos y un riesgo por delegar en personas ajenas a la empresa algunas tareas importantes. Esto, sin duda, no tiene fundamentos lógicos si se miran los beneficios reales.

Un experto en su ramo

   No es lo mismo que un directivo haya estudiado por dos meses sobre la legislación laboral en otros países, a fin de proyectar su emprendimiento a otros mercados; comparado con un asesor cuyo trabajo sea exclusivamente ofrecer soluciones en el aspecto laboral internacional. De hecho, lo más inteligente en esta ecuación es que el directivo, pese a sus conocimientos, contrate al asesor para resolver el problema, y posterior a eso apropiarse de esos conocimientos en base a que ya tiene unos conceptos básicos estudiados. Así, es una relación ganar-ganar entre la empresa y el asesor laboral internacional.

   La experiencia es, en consecuencia, un valor insustituible dentro de la numerología curricular. Los conocimientos o la habilidad en un tema no directamente otorgan experiencia. Esta última se obtiene en el campo, experimentando, trabajando y ofreciendo soluciones en la vida real. Por eso, un asesor fiscal siempre tiene más probabilidades de declarar impuestos correctamente en un par de horas, en comparación con un emprendedor de la tecnología cuya principal capacidad es detectar fallos en sistemas operativos y resolverlos.

Permite delegar funciones

   Saber que se cuenta con un profesional en su ramo le permite al emprendedor delegar las funciones relacionadas a la experiencia del asesor. Así también, los asesores ofrecen servicios de capacitación para que, en un medio plazo, las personas que laboran en la empresa sean capaces de resolver por cuenta propia los problemas, sin necesidad de volver a contratar al asesor. Estas situaciones permiten la delegación efectiva de tareas, aumentando la productividad general y la sensación de avance. Este último indicador, importante y vital en los nuevos emprendimientos.

Ofrece un panorama claro de la situación

   Uno de los tipos de asesoría más solicitados es el llamado coaching personal. Es decir, un mentor, alguien que está al lado aconsejando. En términos sociales, sería la figura paternal, al que siempre se puede acudir para buscar soluciones a los problemas. Sería la ejemplificación exacta, además, del caso expuesto anteriormente sobre el anciano de barba y bastón que sabía mucho sobre todo, y encontraba la mejor decisión.

   Los asesores personales tienen algo que les diferencia. Cuando un emprendedor tiene un problema en su empresa, a veces el sentido de pertenencia y la responsabilidad directa que tiene le nublan la mente de posibles soluciones. Así, bajo tales condiciones de presión, es muy difícil encontrar maneras de solventar los imprevistos. Los asesores no tienen esta presión psicológica, ya que no son parte del día a día de la empresa y no se nublan por la subjetividad de la rutina laboral. Así, con un panorama más claro y menos salpicado por las presiones, son capaces de encontrar mejores soluciones, en menor tiempo.

Propone soluciones de fácil implementación

   Si algo diferencia a los mejores asesores es que no escatiman en compartir sus conocimientos con sus clientes. Tratan, en lo posible, de que las soluciones que tienen en mente sean tan efectivas como sencillas, para que en un futuro cercano, si se diera un caso de características similares, el emprendedor tenga la capacidad de resolverlo por cuenta propia.

   La asesoría empresarial de estos tiempos debe basarse en un conocimiento amplio del ramo en el que se compite, pero además, de un sentido de la honestidad profesional muy estricto, permitiendo siempre una conducta de aplicación didáctica, más allá de los intereses comerciales que pudieran llevar a ocultar información valiosa para los emprendedores, a fin de cobrarles más en otras oportunidades, por situaciones desfavorables relacionadas con ese misticismo en la asesoría.

   Por tanto, un buen asesor sabe bien que ayudar al cliente a hacerlo por su cuenta, es la mejor carta de presentación para nuevos proyectos.

Un emprendedor no puede pretender dominar todo

   Así como el ser humano no puede ser una isla, el emprendedor no puede pretender abarcar todo. Porque el que mucho abarca, termina aflojando todo lo que intenta atesorar.

   La asesoría, con todas sus ramificaciones, puede ser efectiva en la mayoría de los casos. Conviene estar siempre actualizado en qué se requiere en la empresa, con relación a todos los campos en los que tiene responsabilidades o incidencia. De este conocimiento previo dependerá si un asesor es conveniente o no.

Emisor: www.aserline.es

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies