COMUNICADO: Hipotecas multidivisa: ¿Qué ha sucedido y cómo reclamar el dinero al banco?

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

COMUNICADO: Hipotecas multidivisa: ¿Qué ha sucedido y cómo reclamar el dinero al banco?

Hipotecas multidivisa
PIXABAY
Actualizado 29/11/2016 16:21:59 CET

29 de noviembre de 2016

Las hipotecas multidivisa, desde su llegada a inicios de milenio, sembraron en la mente de muchos españoles la esperanza de cumplir muchos sueños pendientes y objetivos sin cumplir gracias al uso del préstamo hipotecario, gozando con beneficios y descuentos en torno a los valores importantes, como la tasa de interés activa del crédito en cuestión. Sin embargo, más del 85% de las personas que contrataron un préstamo de estas características nunca vio un beneficio tangible de las hipotecas multidivisa, o más crudamente, perdieron muchísimo dinero en el proceso. Proceso que, para muchas personas, todavía no llega a su final.

El desconocimiento general de este tipo de instrumentos creó un boom financiero de tamaños tales que, después, le siguió un crack, o una crisis, de idéntico tamaño. La crisis, por tanto, siguió teniendo muchos tentáculos, y el de las hipotecas multidivisas tocó con fuerza y caló hondo en las finanzas y en la planificación que muchas familias tenían.

Lo trascendental y rescatable del hecho es que hay soluciones posibles. Como ejemplo podría citarse al proceso judicial de reclamar hipotecas multidivisa. Lo que ha determinado el Tribunal Supremo como un abuso bancario, establecería directrices iniciales para que todos los afectados por las hipotecas multidivisa pudieran reclamar gastos que se suscribieron de forma tácita con la firma de los acuerdos, pero que nunca sirvieron para beneficiar a otra entidad que a la bancaria. Y esto tiene una cifra: más de 75.000 personas suscribieron préstamos basados en este instrumento hipotecario. Las consecuencias, se miran desde lejos.

Las décadas perdidas

En sus años de apogeo, las hipotecas multidivisa se comercializaban y anunciaban como el tópico capilar más efectivo. Las campañas de marketing eran muy agresivas y la clase media y media-baja de la población española confiaba ciegamente en que el asunto que fue la carta de presentación de este instrumento financiero funcionaría de forma regular, perfecta, y de forma extendida en el tiempo.

La carta de presentación de estos préstamos hipotecarios fue la tasa de interés del préstamo. Las tasas de interés en España, son fijadas por el Banco Central Europeo y fluctúan a través del sistema de Euribor. Para aquellos años donde las hipotecas multidivisa captaron el grueso de clientes, la tasa de interés se fijaba en 5%. Una tasa que difería mucho de las tasas japonesas o suizas, donde rara vez superaba el 1,50% de interés. Esos puntos porcentuales de diferencia, claramente, suponían un ahorro general y drástico en la cantidad que habría de pagarse.

Así fue como para la década inicial del milenio, muchas personas, familias incluidas, se embarcaron en la idea de que una hipoteca multidivisa, gracias al cambio de las tasas de interés, les serviría para tener préstamos más baratos.

A pesar de ello, a todos los bancos, sin excepción, se les pasó por alto informar que la diferencia entre divisas también afectaba, positiva o negativamente, al monto total real asignado, y a las cuotas mensuales que el cliente del banco debía pagar. Estos dos últimos valores, y su desconocimiento, se convirtieron en el infierno más crudo para personas que soñaban con cielos prósperos.

Los casos japonés y suizo

Los casos más resaltantes y duros de cómo este tipo de hipotecas afectaron a la población española los tienen las monedas de Japón y Suiza.

Con la crisis que afectó a los mercados mundiales en el año 2008, muchas personas buscaron refugio para su capital, para sus ahorros. La divisa suiza ha sido desde mucho tiempo atrás, al igual que el oro, un producto financiero seguro en el que depositar todos los ahorros, ya que no representa un riesgo muy importante de devaluación, ni de sufrir por las crisis de mercados que, a diferencia de otras divisas, sólo lo encarecen más y le hacen ganar fuerza.

Así fue como el franco suizo tuvo un aumento de su valor con respecto al euro y, todas las personas que habían contratado hipotecas multidivisa en francos suizos terminaron perdiendo dinero, encareciendo sus cuotas, y percibiendo menos dinero real por el préstamo. La cantidad de hipotecas multidivisa en francos suizos en España supera el 50% de los casos.

Y Suiza no fue el único caso. Tras el terremoto y la posterior crisis nuclear de las plantas de Fukushima en Japón, los propietarios de la mayoría de los negocios dañados parcial o totalmente tuvieron que repatriar sus fondos para poder comenzar de nuevo, reinvertir, remodelar y seguir operando. Fue así como el yen japonés se valorizó de una manera tan elevada, como nunca lo había hecho desde las épocas de la Segunda Guerra Mundial.

Las consecuencias de ese hecho no sólo fueron los devastadores desastres de hogares en Japón, sino también que, en teoría, cada español que suscribió una hipoteca multidivisa en yenes, acabó debiendo más de 250.000 euros adicionales a su entidad bancaria, por un préstamo que en euros hubiera supuesto un ahorro de entre 85.000 y 125.000 euros.

Afectados hipotecas multidivisa: ¿Se puede recuperar el dinero?

Reclamar comisiones bancarias es una obligación para los afectados. Bancos de todo tipo y tamaño se vieron involucrados en el ofrecimiento de estos productos financieros que no representaron un beneficio real para más del 80% de las personas que se vieron seducidas por el potencial resultante de las diferencias en las tasas de interés.

Aunque pudiera sonar como una defensa para con las entidades bancarias, no lo es; pero, muchos de los bancos que ofrecieron estos servicios ni siquiera contaban con personal capacitado para, primero, analizar los riesgos reales en los que incurrían los usuarios de sus servicios; y segundo, para explicar en detalle todos los pormenores de estos sistemas crediticios a cada uno de los clientes que acabó contratando, y perdiendo dinero.

Por tales razones, el Tribunal Supremo español decretó que las hipotecas multidivisa eran un instrumento muy diferente de los préstamos tradicionales, y por ende, resultaba más confuso para los clientes. Más de la mitad de las personas que contrataron estas hipotecas afirma desconocer cómo funcionan en realidad, o cómo se calculaban sus pagos mensuales. Así las cosas, el tribunal judicial sentenciaba que las hipotecas multidivisas debían regirse por la Ley del Mercado de Valores, con las consecuencias inherentes acerca de la responsabilidad absoluta de los bancos por hacer incurrir en pérdidas a sus clientes, achicando su patrimonio.

Es necesario iniciar cuanto antes

Hasta ahora, sólo el 2% de las personas afectadas ha planteado su caso a la justicia. Cabe destacar que el 90% de los casos han sido resueltos a favor de los individuos, en detrimento de las entidades bancarias. Es necesario que los demás afectados se asesoren con especialistas, y pierdan el temor de enfrentar a un banco en un juicio. Hay mucho en juego, y, a diferencia de las hipotecas multidivisa, muchas probabilidades de ganar.

Emisor: reclamarbanco.es

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies