COMUNICADO: Internet y la música: Una relación de amor-odio

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

COMUNICADO: Internet y la música: Una relación de amor-odio

Internet y la música
PIXABAY
Actualizado 21/11/2016 9:49:25 CET

Madrid, 21 de novimebre de 2016

Te acuerdas de Napster? Probablemente, una de las mayores revoluciones en el mundo de la música. No tanto por lo que significó en sí mismo, sino por las consecuencias que tuvo. Abrió la puerta a una nueva forma de entender la música, gracias a internet.

La evolución de la industria con internet

Antes de que llegara internet, la industria de la música se definía por ser una industria discográfica. El propio nombre ya indica cuál era el modelo de negocio: Vender discos. Era un modelo de negocio reducido y ampliamente controlado.

Si querías triunfar en la música, tenías que acudir a una de estas discográficas, caer en gracia a los directores y, si ellos creían que podías hacer algo de interés, entonces te publicitaban.

Por el lado del consumidor, éste se encontraba con que no podía conocer tantos grupos de música como desearía, porque estaba sujeto a los designios de las grandes discográficas y los canales de radio.

Sin embargo, llegó internet, y todo esto cambió radicalmente. La gente podía descargarse música de forma prácticamente anónima, y los intercambios no se realizaban desde un lugar centralizado, por lo que era imposible combatirlo.

Lo que pasó a continuación es vox populi: La industria discográfica trató por todos los medios de acabar con ello, y, según ganaban algunas batallas, se abrían nuevos frentes. La gente no dejaba de intercambiar archivos mp3 con música cada vez más variada.

Los consumidores se acostumbraron a poder recibir tanta música como querían, en una variedad jamás vista, y sin que un organismo central (como eran las discográficas) supervisara qué llegaba a nuestros oídos.

Y nos acostumbramos a ello.

La transición de un modelo de negocio a otro ha llevado tiempo, no se puede negar. Pero ya está aquí el nuevo modelo, y podemos verlo en Spotify y en programas parecidos, que permiten escuchar música por un pago reducido.

Finalmente, lo que decían los “piratas” acerca de que la industria discográfica tenía que reinventarse, ha sucedido. Y es que no se le pueden poner puertas al campo.

Música sin derechos

Pero, además de plataformas como Spotify, hay todo otro grupo de músicas que se pueden adquirir de forma completamente gratuita y sin ningún tipo de problema, que es la música sin copyright.

En general, la musica sin copyright es música para vídeos, que se necesita para hacer que, por ejemplo, los vídeos de YouTube queden mejor. Es música en general antigua, que puede encontrarse en webs como FreeAudioLibrary.

Aunque la industria ha avanzado mucho en esta dirección, todavía quedan algunas piezas sueltas, y es que, si quieres utilizar música en un vídeo de YouTube, tienes que pagar muchísimo dinero.

Probablemente, haya un mercado que puede explotarse si se plantea la creación de una especie de Spotify para que los youtubers y otros especialistas del sector puedan utilizar sin riesgo música que está protegida por derechos de autor.

¿Y qué más?

Pero ¿De dónde sale la musica libre de derechos de autor que se puede adquirir en Freeaudiolibrary.com?

En general, esta música tiene dos orígenes distintos:

El primero, es la música para la cual ya han expirado los derechos. La música clásica, por ejemplo, en general no tiene derechos de autor, y se puede interpretar y utilizar libremente, tanto para fines lucrativos como para cualquier otro tipo de fin.

Esto es muy interesante, porque hay auténticas orquestas, totalmente serias, que se dedican a grabar grandes piezas musicales y ponerlas a disposición de la gente en la red de redes. Y eso tiene un valor descomunal.

El segundo de los orígenes es el de las personas que, sencillamente, se dedican a crear música y la publican gratuitamente. Por supuesto, la calidad de esta música no siempre es la más alta, pero sí se pueden encontrar auténticas joyas.

Muchas personas se dedican a crear este tipo de piezas musicales expresamente para que puedan utilizarse libremente en internet, a cambio de que mencionen quién es el creador, con lo que se consigue que el autor de la obra gane popularidad, y pueda rentabilizarla.

En cierto sentido, el valor de la música ha pasado de la propia música hacia el músico. Probablemente, como sucedía antes de que proliferara la industria discográfica. Tu música ya no vale 20€ por CD. Tu música vale lo que seas capaz de hacer con ella.

Y eso, la verdad, ofrece una cantidad de oportunidades mayores que lo que había hasta ahora. Y es que, mientras más descentralizado esté algo, más probable es que funcione de forma dinámica y eficiente.

Como puedes ver, internet y la música han tenido, desde los orígenes, una relación difícil. Esa relación es lo que ha hecho que este tipo de arte avance en apenas dos décadas más que en todo el siglo anterior. Pero, por supuesto, ha generado problemas. ¿Tú qué opinas?

Emisor: Promonet S.L.

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies