COMUNICADO: Deloitte pone de manifiesto la falta de confianza de los milenials en las empresas y preparación para la Industria 4.0 (

Publicado 15/05/2018 12:01:49CET

Deloitte pone de manifiesto la falta de confianza de los milenials en las empresas y preparación para la Industria 4.0

- Deloitte descubre que la confianza de los milenials en las empresas sufre duro revés y que no se sienten preparados para la Industria 4.0

- Los milenials y la generación Z muestran menos lealtad y menos confianza hacia las empresas.

- Sin confiar en las motivaciones y la ética de las compañías, los encuestados demandan que los líderes empresariales tengan un impacto positivo en el mundo en general.

- A medida que los niveles de lealtad decrecen, la diversidad y flexibilidad son factores claves para garantizar la retención mientras la economía gig se expande.

- Los milenials y la generación Z no se sienten preparados para los cambios de la Industria 4.0; quieren que las empresas les ayuden a desarrollar las habilidades necesarias para el éxito.

NUEVA YORK, 15 de mayo de 2018 /PRNewswire/ -- Tras un año marcado por importantes cambios en las esferas social y geopolítica, los milenials y la generación Z están dando la voz de alarma a las empresas para que aumenten sus esfuerzos e influyan de manera positiva en el mundo general, según el séptimo estudio anual Millenial Survey de Deloitte [https://www2.deloitte.com/global/en/pages/about-deloitte/articles/millennialsurvey.html]. Aunque algunos líderes han empezado a tratar asuntos sociales, los milenials se han vuelto más escépticos sobre las motivaciones y la ética general de las empresas. Estas conclusiones se extrajeron de un estudio realizado a 10.455 milenials de 36 países. También se preguntó sobre su opinión acerca de las empresas a casi 1850 encuestados de la generación Z a punto de entrar en el mercado laboral.

https://mma.prnewswire.com/media/690458/Deloitte_Logo.jpg [https://mma.prnewswire.com/media/690458/Deloitte_Logo.jpg ]

Los dos estudios anteriores de Deloitte sugerían que los milenials se sentían cada vez más optimistas sobre las motivaciones y ética de las empresas. Sin embargo, en 2018 se observó un cambio drástico, ya que las opiniones sobre las empresas alcanzaron sus niveles más bajos de los últimos cuatro años. Hoy en día, menos de la mitad de los milenials creen que las empresas se comportan de manera ética (48% frente al 65% en 2017) y que los líderes se comprometen a ayudar a mejorar la sociedad (47% frente a un 62%).

Tal y como se ha destacado durante los últimos seis años, los milenials (y ahora también la generación Z) están sumamente sintonizados con el amplio papel que las empresas desempeñan en la sociedad, y creen casi unánimemente que el éxito empresarial debería medirse más allá del rendimiento financiero. Creen que las prioridades de las empresas deberían ser: crear empleos, innovar, fomentar la carrera y vida de sus empleados, y tener un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente. Sin embargo, cuando se les preguntó en qué se centraban sus organizaciones, mencionaron que en generar beneficios, impulsar la eficacia, y producir o vender bienes y servicios; las tres áreas en que, en su opinión, menos deberían centrarse. Admiten que las empresas tienen que conseguir beneficios para alcanzar las prioridades que los milenials ansían, pero creen que estas deberían pretender alcanzar un equilibrio de objetivos más amplio aparte del rendimiento financiero.

"Los resultados de la encuesta de este año indican que los rápidos cambios sociales, tecnológicos y geopolíticos del último año han tenido un gran impacto en los milenials", explica Punit Renjen, consejero delegado de Deloitte Global. "Este grupo siente que los líderes empresariales han dado demasiada importancia a las agendas de sus compañías sin considerar su contribución a la sociedad general. Las empresas necesitan identificar modos en los que puedan tener un impacto positivo en las comunidades con las que trabajan y centrarse en asuntos como la diversidad, la inclusión y la flexibilidad, si quieren ganarse la confianza y la lealtad de los trabajadores milenials y de la generación Z".

La brecha de confianza da una oportunidad a los líderes empresarialesSi bien la opinión de los milenials sobre las empresas se ha deteriorado notablemente, su confianza en los líderes políticos es aún más baja. A la pregunta de si ciertos grupos (como líderes de ONG/organizaciones sin ánimo de lucro, líderes corporativos, religiosos y políticos) tenían un impacto positivo o negativo en el mundo, solo el 19% de los milenials contestaron que los políticos tenían un impacto positivo (comparado al 71% que opinaba que tenían un impacto negativo).

Por el contrario, el 44% de los milenials creen que los líderes empresariales tienen un impacto positivo, y todavía albergan esperanza sobre la capacidad de las empresas de promover un cambio significativo en la sociedad. Tres cuartos de los milenials creen que las empresas multinacionales tienen el poder de ayudar a resolver los retos económicos, medioambientales y sociales de la sociedad. Estas conclusiones sugieren que los milenials creen que las empresas tienen la obligación de involucrarse para mejorar la sociedad más allá de crear puestos de trabajo y generar beneficios.

Los niveles de lealtad decrecen; diversidad/inclusión, y flexibilidad son las claves para la retenciónLos niveles de lealtad han retrocedido a donde se encontraban hace dos años. Entre los milenials, el 43% concibe dejar su trabajo en los próximos dos años, y solo un 28% planea quedarse más de cinco años. Esto representa una brecha de 15 puntos, 7 puntos porcentuales más que el año pasado. Entre los milenials que estarían dispuestos a dejar sus empleos en los próximos dos años, el 62% considera la economía gig como una alternativa viable al empleo a tiempo completo. La lealtad es incluso más baja entre los emergentes empleados de la generación Z, de los que el 61% afirma que dejaría su trabajo actual en dos años si tuviera la oportunidad.

Así que, ¿cómo podrían retenerlos las empresas? Tanto los milenials como la generación Z dan una gran importancia a factores como la tolerancia y la inclusión, el respeto y los diferentes modos de pensar. Mientras que el salario y la cultura atraen esta cohorte a los empleadores, la diversidad, la inclusión y la flexibilidad son la clave para mantener felices a los milenials y la generación Z. Los que trabajan por cuenta ajena se percataron de que tener una plantilla diversa y equipos directivos sénior harían más probable que quisieran quedarse en el trabajo cinco o más años. Entre los encuestados de la generación milenial y Z que afirmaron querer quedarse en su empleo actual al menos cinco años, el 55% destacó la mayor flexibilidad en cuanto a dónde y cuándo trabajan ahora, en comparación con tres años antes.

La Industria 4.0 no consigue que los milenials ni la generación Z se sientan preparadosLos milenials y la generación Z tienen muy claro que la Industria 4.0 está dando forma al entorno laboral, y creen que tiene el potencial de liberar a la gente de las actividades rutinarias para centrarse más en el trabajo creativo. No obstante, muchos se sienten nerviosos ante su llegada. El 17% de todos los milenials encuestados, y el 32% de aquellos cuyas organizaciones ya emplean las tecnologías de la Industria 4.0 de manera extensiva, temen que sus trabajos, o parte de los mismos, vayan a ser reemplazados. Además, menos de 4 de cada 10 trabajadores milenials y 3 de cada 10 trabajadores de la generación Z creen tener las destrezas necesarias para alcanzar el éxito, y esperan que las empresas les ayuden en esta nueva era.

(CONTINUA)

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación