COMUNICADO: ¿Cómo han reaccionado los inversores a la victoria de Donald Trump?

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

COMUNICADO: ¿Cómo han reaccionado los inversores a la victoria de Donald Trump?

Donald Trump
DONALD TRUMP
Publicado 25/11/2016 12:27:21CET

Sus promesas electorales debían haber provocado mucha volatilidad, pero no lo hicieron

Hasta que Donald Trump se convirtió en presidente de los Estados Unidos, los expertos no fueron del todo conscientes del impacto que podría tener en los mercados. El principal punto de consenso fue que, al no ser el favorito, la llegada del excéntrico millonario abriría un periodo de alta volatilidad en los mercados.

Y esa volatilidad habría de traducirse en una huida desde los activos de más riesgo (Bolsa) hacia los de menor incertidumbre (oro). Además, al ser Trump un defensor de la independencia energética del país norteamericano, sus decisiones deberían favorecer a las productoras de hidrocarburos nacionales y recortar el precio del crudo, al promover más oferta de petróleo en el mercado.

Por terminar, Trump tendría que haber fortalecido al dólar ante sus promesas proteccionistas, sobre todo ante sus vecinos México y Canadá.

Pues bien, para poder valorar el impacto que tuvo el resultado de las elecciones estadounidenses que ganó Trump, hemos mirado los dos principales índices estadounidenses, la variación del euro/dólar, y el precio tanto del petróleo, como del oro.

Empecemos por las divisas: el euro/dólar ignoró totalmente la victoria de Donald Trump. La jornada previa a las elecciones, el euro cerró en los 1,1040 dólares y se mantuvo con descensos todas las sesiones posteriores hasta que rebotó en la del 21 de noviembre. Su cierre el día 20 fue en los 1,0591 dólares. El Forex estaba más preocupado por la probable subida de tipos por parte de la Reserva Federal en diciembre que por las elecciones estadounidenses.

Tampoco se inmutaron los mercados bursátiles. El índice Dow Jones de Industriales, el más conocido por el público general, cerró la sesión previa a las elecciones, el día 7 de noviembre, en los 18.226 puntos, después de haber repuntado un 1,89%. El día de las elecciones ganó un 0,4%, y sumó otro 1,4% el miércoles, un 1,17% el jueves y un 0,21% el viernes. Su primer recorte postelectoral fue el miércoles 16, cuando retrocedió un 0,29%.

El S&P 500, más representativo por el número de empresas que lo forman, tuvo una reacción muy tranquila. El índice terminó el día siete en los 2,125,75 puntos tras haber ganado ese mismo día un 1,95%, para sumar un 0,38% el día de las elecciones y un 1,11% el día después (2.167 puntos). Pese a todo, el jueves todavía sumó un 0,2% y no fue hasta el viernes cuando se apuntó su primer descenso (-0,14%).

En cuanto al petróleo ligero estadounidense tipo West Texas, cerró el día siete en los 45,47 dólares y mantuvo su tendencia al alza los días siguientes (45,61-45,94) hasta que el viernes retrocedió hasta los 45,36 y hasta los 43,94 el lunes ¿Trump? No. La posibilidad de que los países miembros de la OPEP llegasen a un acuerdo en su reunión de diciembre era la que provocaba la volatilidad.

¿Y en el oro, el activo refugio por antonomasia? El contrato de futuros sobre el oro con vencimiento en diciembre cerró el día 7 de noviembre en los 1.279 dólares, para bajar a los 1.274 el miércoles, los 1.273 el jueves y los 1.266 el viernes. Cerró la sesión de lunes en los 1.224 y la del martes en los 1.221 dólares. Si los inversores buscaban un activo refugio para huir de las consecuencias de la elección de Donald Trump, tampoco se fueron al oro.

Así las cosas, la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos no ha traído la volatilidad esperada ni en las bolsas ni en el oro. Tampoco justifican la tendencia del euro/dólar ni la del petróleo, que se regían por otros motivos más claros. Trump ha generado muchos titulares desde su elección, pero en los días que siguieron a su victoria, los principales activos no modificaron su trayectoria. Quizás el discurso pacificador el nuevo presidente apaciguó las cosas, quizás los inversores no le den tanta importancia como creíamos.

Autor: Manuel Castillo

Más información: http://www.dowjones.com/

         

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies