COMUNICADO: Farmacias 'mileuristas'

Farmacia rural en Alameda del Valle (Madrid)
EP
Actualizado 27/01/2011 13:52:58 CET

MADRID, 27 DE ENERO (EUROPA PRESS).

Dos de cada diez farmacias rurales en la Comunidad de Madrid obtienen unos beneficios netos inferiores a 1.500 euros al mes por prestar un servicio de salud de primera necesidad en municipios pequeños de menos de 500 habitantes en muchos casos, que no cuentan con un ambulatorio o sólo está abierto por las mañanas los días laborales.

Farmacias de la Sierra norte madrileña, por otro lado, presentan incluso ingresos inferiores a 1.000 euros y algunas no alcanzan ni las 300 recetas dispensadas al mes, según datos recabados por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.

Es la otra cara de la moneda de una red de 2.805 farmacias abiertas en la región, que garantiza un acceso a los medicamentos rápido, seguro y profesional a toda la población, ya se encuentren en el centro de Madrid o en cualquier pueblo de la Sierra.

Dicho modelo se encuentra, no obstante, sometido a una extraordinaria presión económica debido a la aprobación por parte del Gobierno de la Nación de los reales decreto-ley 4 y 8/2010, que han reducido a mínimos la rentabilidad del sector, sobre todo de las farmacias localizadas en barrios periféricos o en zonas rurales. Estas dos medidas han supuesto unas pérdidas medias por farmacia de 12.000 euros anuales en Madrid.

El impacto económico es especialmente lesivo para las 93 farmacias rurales de la Comunidad de Madrid y sus usuarios. Hay que tener en cuenta que los pacientes atendidos en las farmacias rurales son pensionistas en el 75 por ciento de los casos, personas que precisan muchos cuidados y, sobre todo, atención y seguimiento de su medicación, ya que se trata en su mayoría de pacientes polimedicados.

A pesar de la baja rentabilidad económica, la farmacia rural presta un servicio farmacéutico insustituible y atiende todo tipo de emergencias sanitarias a cualquier hora del día. Las farmacias rurales ofrecen así un servicio de guardia de 24 horas gracias a una rotación diaria entre ellas. Hasta 36 guardias realizan al año de media, un servicio que es también deficitario para sus profesionales.

Si la facturación media de las guardias nocturnas en la Comunidad de Madrid es de 31,3 euros, en la farmacia rural sólo alcanza los 3,4 euros y en un 70 por ciento de los casos la facturación es nula.

Difícilmente el sector puede mantener este nivel de servicios en una situación de crisis económica y con una política farmacéutica del Gobierno de continuos recortes que están empobreciendo a la farmacia y debilitando una red asistencial que es una piedra angular del Sistema Nacional de Salud.

Para más información:

Departamento de Comunicación del COFM: 91 406 84 69.

Sala de Prensa del COFM: 91 474 55 84 y 629 56 90 74.

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies