COMUNICADO: FID recomienda controles más rigurosos de nivel de azúcar en sangre después de las comidas

Actualizado 19/09/2007 12:32:17 CET

ÁMSTERDAM, September 19 /PRNewswire/ --

-- La Federación Internacional de Diabetes (FID) recomienda controles más rigurosos de nivel de azúcar en sangre después de las comidas en personas con diabetes.

-- La FID lanza una nueva guía para el control de la glucosa postprandial.

la FID publica hoy una nueva guía mundial de recomendaciones para el cuidado de la diabetes que incluye el control de glucosa postprandial(1).

La guía hace hincapié en que las personas con diabetes deben tener su glucosa postprandial estrechamente monitorizada para así optimizar el control de la diabetes y reducir el riesgo de complicaciones, en especial enfermedades cardiovasculares(2). Este nuevo enfoque ayudará a clínicos y organizaciones a desarrollar estrategias efectivas para el control de la diabetes. La nueva guía mundial de recomendaciones, basadas en evidencia, fue presentada en una reunión de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (European Association for the Study of Diabetes, EASD) en Ámsterdam.

La nueva guía ofrece una serie de recomendaciones identificando cómo el cuidado de la diabetes puede ser optimizado. Los temas incluidos son hiperglucemia postprandial, estrategias en tratamientos y regímenes, automonitorización de glucosa en la sangre y terapias no farmacológicas y farmacológicas.

"Ahora se reconoce que la diabetes es una de las epidemias humanas más grandes a las que nos enfrentamos y una de las primeras causas de muertes. Se le puede atribuir 3.8 millones de muertes al año, muchas de las cuales son debidas a enfermedad cardiovascular. Este nuevo avance subraya la importancia de que las personas con diabetes y los profesionales sanitarios adopten todas las medidas posibles para mejorar el control de la enfermedad" dijo el Profesor Stephen Colagiuri, Presidente del Grupo de Trabajo sobre las Recomendaciones Clínicas de la FID.

Hasta hace poco una recomendación clave para un buen control de la diabetes era reducir los niveles de glucosa del ayuno o preprandial; sin embargo, recientes estudios sugieren una conexión entre el control de la glucosa postprandial y una mejoría en las personas con diabetes. Entre las recomendaciones existentes no se incluye un control de la glucosa postprandial.

En personas con una tolerancia a la glucosa normal, los niveles de glucosa en la sangre se monitorizan y controlan automáticamente por el cuerpo. Después de comer, el cuerpo libera insulina suficiente para mantener la glucosa plasmática dentro de unos niveles normales que raramente superan 7.8 mmol/l (140 mg/dl) y que normalmente vuelven a niveles preprandiales en dos o tres horas.

En personas con alteración de la tolerancia a la glucosa, ATG o diabetes, su cuerpo tiene poco o ningún control automático del nivel de glucosa en la sangre. Después de comer, con frecuencia, experimentan periodos largos de niveles de glucosa en la sangre altos. Esto es debido a un número de factores, incluyendo secreción insuficiente de insulina, una disminución de la sensibilidad a la acción de la insulina, incapacidad para suprimir la producción hepática de glucosa y deficiencias en otras hormonas relativas a la digestión.

La nueva guía de recomendaciones de la FID recomienda que las personas con diabetes mantengan la glucosa postprandial a unos niveles inferiores a 7.8 mmol/l (140 mg/dl) durante dos horas después de la comida. El marco de dos horas para medir la glucosa se atiene a las recomendaciones publicadas dadas por la mayoría de organizaciones de diabetes destacadas y asociaciones médicas.

La FID aconseja la automonitorización de niveles de glucosa en la sangre porque es el método más práctico de medir la glucosa postprandial y permite a las personas con diabetes obtener la información de sus niveles de glucosa en tiempo real. Esta información permite a las personas con diabetes y al personal sanitario realizar ajustes oportunos en sus regímenes de tratamiento para conseguir y mantener los niveles de glucosa dentro del objetivo.

"La FID recomienda que las personas con diabetes incluyan actividad física, una dieta saludable y control de su peso como régimen diario," dijo el Profesor Antonio Ceriello, Presidente del Grupo de Trabajo que ha realizado la Guía de Recomendaciones. "Esto permanece como el fundamento para un control efectivo de la diabetes y no sólo reduce los niveles de glucosa postprandial, pero mejora la presión sanguínea y los niveles de colesterol." La guía también incluye información sobre un número de medicinas que están específicamente destinadas al control de los niveles de la glucosa postprandial.

Referencias:

(1) Guideline for Management of Postmeal Glucose, International Diabetes Federation, 19 Sep. (2) - Ceriello A, Postprandial Hyperglycemia and Diabetes Complications: Is it Time to Treat? Diabetes 2005; 54(1):1-7

Nota a editores

La Federación Internacional de Diabetes es una organización que alberga a más de 200 asociaciones miembro en más de 160 países y que aboga por los más de 240 millones de personas con diabetes, sus familias y el personal sanitario. Su misión es promover la atención, la prevención y una cura para la diabetes a nivel mundial. La FID es una organización no gubernamental en relaciones oficiales con la Organización Mundial de la Salud y una ONG asociada al Departamento de Información Pública de Naciones Unidas. Más información sobre la FID está disponible en http://www.idf.org.

La Guía para el Control de la Glucosa Postprandial se puede encargar a través de la página web de la FID (shop.idf.org) y se puede obtener en el stand de la FID en la reunión de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) en Ámsterdam, Holanda.

La diabetes es una de las causas principales de muerte en países desarrollados, y hay considerable evidencia de que está alcanzando proporciones de epidemia en países en vías de desarrollo y recientemente industrializados. El número de personas con diabetes se espera que incremente de una forma alarmante en las próximas décadas. En 1985, se estimaba que 30 millones de personas tenían diabetes en el mundo; en 2006, hace poco más de dos décadas, la figura aumentó hasta casi 250 millones. Para 2025, se espera que esta cifra aumente a 380 millones.

Para más información contacte con Anne Pierson, IDF Press Events Manager, Tel: +32-2-5431623, móvil +32-475-343788, anne@idf.org o Kerrita McClaughlyn, IDF Media Relations Coordinator, tel: +32-2-5431639, móvil +32-487-530625, kerrita@idf.org

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies